A sus 25 años, Kuzminskas brilla en el Unicaja. Su adaptación no fue sencilla, pero Joan Plaza marcó sus pausas y esto siempre ha supuesto un factor importante y positivo cuando hablasemos de Mindaugas Kuzminskas.

Kuzminskas es el hombre de las mil definiciones. Por su mil recursos. Pero todos coinciden en que si consigue maximizar su potencial estaremos ante uno de los aleros más dominantes de Europa. Joan Plaza vio ese ‘algo’ especial en él cuando coincidió con ‘Kuzma’ en Kaunas. Porque el técnico catalán no se lo pensó dos veces y cuando fichó por el conjunto malacitano se llevó con él al lituano, que por aquel entonces tenía 22 años.

Los focos apuntaban a que este será su año. El año de su explosión, tras una plata en el Eurobasket en la que fue un jugador clave para Lituania. Kuzminskas, con sobresalientes condiciones técnicas y físicas, es capaz de castigar desde la larga distancia o de atacar el aro gracias a su notable manejo de balón, tamaño y fluidez de movimientos. Es un alero muy versátil que desde su posición es capaz incluso de dirigir el juego. Un multiusos que no necesita hacer grandes números para ser desequilibrante, porque con la mejor versión de ‘Kuzma’ son los pequeños detalles los que marcan la diferencia.

Y este año está sabiendo lograrlo. Es ya uno de los líderes de este ilusionante Unicaja de Málaga. Primero bordó un muy buen partido frente al Real Madrid que clasificaba al Unicaja de Málaga para la final de la Supercopa Endesa (13 puntos) y después, en el primer compromiso continental de la temporada para el club de la costa del Sol, volvió a brillar. Fue ante el Brose Baskets en la primera jornada de la Euroliga.

Kuzminskas fue un dolor de cabeza para el conjunto germano. Hizo de todo y todo lo hizo bien, se echó al equipo a su espalda y el aficionado disfrutó con una descarada versión del lituano, con un estelar tercer período donde marcó las diferencias. Los malacitanos salieron victoriosos por 76-71 y Kuzminskas fue el principal protagonista de la victoria. Sumó 18 puntos, 5 rebotes y 24 de valoración. Y unas sensaciones impecables.

¿Conseguirá adquirir por fin regularidad esta temporada? ¿Está llamado Kuzminskas a desafíos mayores? ¿Puede ser, en definitiva, el año de su consolidación como figura de primera línea?