Entrevista con José Manuel Calderón: decisión retirada, presente y la adaptación a todos los roles durante su carrera

José Manuel Calderón, uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto español, decidió poner fin a su carrera hace unos meses… pero no ha dejado del todo el baloncesto. Sigue muy ligado a él.

Aprovechando su asistencia a la XXXII Gala de los Premios Gigantes, en el que fue galardonado, KIA en Zona charló con el extremeño sobre cómo es su vida actual, tras tantos años en activo y una carrera legendaria.

¿Te sigue pidiendo el subconsciente entrenar cada mañana o has podido cambiar el chip? 

“Me lo pide, sí, porque es algo que llevo haciendo mucho tiempo. Pero ya no solo por el baloncesto, sino por seguir sintiéndome bien, estar en forma. Lo bueno que tengo ahora es que tengo la cabeza pensando en otros retos y de momento tengo la suerte de no echar de menos el baloncesto tanto como yo pensaba”

¿En qué momento te das cuenta de que quieres hacer otras cosas, dar un paso a un lado?

“Es algo que surge un poco de forma natural. Yo estaba preparándome para poder jugar, tenemos un par de equipos ahí que no estábamos muy ilusionados con ellos… entonces en ese momento se acerca la asociación, me ofrecen esta posibilidad. Ya la balanza estaba un poquito de cara a la familia y con este puesto, de ser el primero que estaba allí, un puesto que no existía, representar a todos los jugadores… era algo que hizo que la balanza se desnivelase totalmente”

¿Cómo surge la oportunidad? ¿Es Michele Roberts quien te lo propone porque tú le encajas?

“Primero es a través de Matteo Zuretti, que es el jefe de internacional, yo estaba entrando a la asociación todos los días. Un día , después de entrenar, quedamos para comer y me preguntó cuál era mi plan. Mi plan era un año de transición, si no había baloncesto quedarme en Nueva York y probar a visitar equipos, oficinas… e ir aprendiendo, ver cómo funciona todo y ver cuál podía ser el siguiente paso. Tengo esa conversación, queda ahí y después hablamos con Michele. Ahí es cuando comenzamos a hablar de esta posibilidad, si me cuadraba o no. Al final era un poco lo que buscaba, era algo a lo que no le podía decir que no”.

¿Te lo planteas como un paso previo a algo más que te apetezca después, tienes ya claro el siguiente paso?

“Si te digo la verdad, hay muchas cosas en la cabeza pero hasta que no llega el momento… en mi caso, teniendo plan A o plan B siempre ha sido todo muy natural. Primero piensas en ‘quizás me guste la front-office’ y pienses en trabajar para algún equipo, ver cómo es el otro lado del negocio y de repente te llega esto, donde también lo ves… pero con todos los equipos a la vez… entonces te planteas si quieres estar en un equipo solo centrado o de esta forma que llegas a más gente, ayudas a más gente y puedes hacer otras cosas. Lo bueno de este trabajo es que he podido adaptarme sin tener un objetivo final, de decir esto es lo que quiero. Tengo la oportunidad de ver ahora qué es lo que más me gusta, me da un punto de vista mucho más amplio.

Mencionas el concepto ‘adaptación’, José. Tu carrera es un ejemplo de saber adaptarte a distintos roles, según lo que el equipo necesitase. Y siempre con éxito. ¿Cómo has vivido tú, desde dentro, ese proceso?

“Me lo he pasado bien en todos. Siempre he puesto el equipo por delante. Si veía que había que tirar más, lo hacía. Si en otros casos tenía que botar más, se botaba. O en otros casos en los últimos años, sobre todo el último, donde tenía que ayudar más a los jóvenes, pues ese era mi rol. Hay que ser honesto con uno mismo, hay que saber tu puesto, por qué y para qué firmas. Al final es estar feliz y saber qué es lo que quieres. Eso es clave. En todas las decisiones he estado feliz y he tratado de aprovecharlas”.

¿Recibiste algún consejo durante tu carrera que te marcase especialmente?

“Soy un tío muy mío en ese sentido, yo sabía que no era el jugador más talentoso pero que con trabajo y adaptación podía superar a cualquiera. Para mí el consejo era ese, ser yo mismo, sacrificarme para conseguirlo. He tenido mucha paciencia, para que llegase mi momento. De rookie y no jugar, a tenerlos, luego ser titular, jugar muchos partidos, luego volver al banquillo, a tener otro rol… pero siempre creyendo en mí al cien por cien. Sabía lo que podía dar al equipo”

La selección supongo que es algo muy especial. Has podido vivir muchas cosas y durante muchos años, con el mismo grupo de jugadores…

“Totalmente. Y con la facilidad de que ahí todos nos hemos adaptado a lo que el entrenador o el equipo necesitaba. Hemos necesitado a todo el mundo, todos han tenido un papel importante en algún partido o momento para conseguir todo lo que se ha conseguido. Eso es con lo que te quedas”

¿Qué significa para ti el premio ‘Gigante Leyenda’, que te otorga la revista Gigantes del Basket?

«Es un premio chulo, es especial porque al final todos hemos crecido con Gigantes y para mí es importante. Tengo la suerte de tener cuatro más, mejor debutante, mayor progresión, mejor sexto hombre, mejor español por el mundo y ahora este… es culminar esta relación que hemos tenido durante muchos años. Y siempre será especial, por supuesto”