Klemen Prepelic tardó poco tiempo en demostrar que iba a ser la primera opción ofensiva del Joventut de Badalona. Su brillante pretemporada y los 19 puntos ante el Real Madrid sentaban las bases de lo que arrancaría en el mes de septiembre con sus 35 puntos al Coosur Betis. Una máquina de meter puntos.

El esloveno es actualmente el máximo anotador de la Liga Endesa (22.3 puntos por partido) y el máximo anotador de la Eurocup (17.9), ha alcanzado los 29 puntos o más en 7 partidos esta temporada y está liderando también ambas competiciones en faltas recibidas. Además, empieza a ser frecuente verle terminar los partidos con más puntos anotados que minutos jugados, como en 3 de sus últimos 6 partidos.

Sus dos últimos encuentros son una buena muestra: 34 puntos en 30 minutos frente al San Pablo Burgos y 37 puntos en 34 minutos frente al Tofas Bursa. Ambos, precisamente, desde la salida de Nikos Zisis. En el encuentro ante los turcos hasta tuvo que jugar minutos de base por la baja de Dimitijevic, situación ya conocida de su temporada pasada en el Madrid. Terminó el encuentro con 7 asistencias.

Curiosamente, durante la estancia de Zisis en la Penya y contrariamente a lo que pudiera parecer, Prepelic era más productivo en los minutos que disputaba con Dimitrijevic y Zagars. Mucho más productivo:

Con unas medias superiores a las 3 asistencias en las dos competiciones, por encima del 85% en tiros libres y del 50% en tiros de 2, su único lunar lo podemos encontrar en el tiro exterior. Su aceptable 37% en triples en la Liga Endesa se hunde hasta el 29% en la Eurocup. Una amenaza desde cualquier lugar del campo que sufre más cuando los triples no entran.

En los 10 partidos en los que ha anotado uno o ningún triple, la media de Prepelic en valoración ha bajado hasta los 9.9, nada que ver con el 23.3 de cuando anota 2 o más (20 partidos). Las penetraciones, los cortes y las faltas recibidas le hacen contribuir siempre a la anotación pero se notan los partidos con cierta falta de acierto.

Aunque incluso en un mal día como el que llevaba ante el Darussafaka (1 de 9 en tiros), pueda terminar siendo el héroe.

ACB Photo