El próximo 7 de enero dará comienzo el Top 16 de la 7 Days Eurocup con el Unicaja rindiendo visita al Tofas Spor Salonu, la sede donde juega sus partidos una de las grandes sensaciones de esta edición de la segunda competición europea. Y quédense con el nombre, pues por ese recinto con capacidad para 7.500 personas deberán desfilar, buscando una plaza en los cuartos de final, los tres representantes de la Liga Endesa que disputan la competición. La casualidad y el orden en el que han quedado cada uno en la primera fase han querido que, además de los malagueños, Joventut y Morabanc Andorra caigan también en un grupo H en el que solo dos equipos avanzarán hacia los cruces. Y donde el Tofas Bursa será el juez que dilucide si una o dos escuadras ACB pueden seguir soñando con levantar un título y jugar la Euroliga la próxima temporada.

Pero, ¿Qué ha llevado por primera vez al Tofas hasta el Top 16 de la Eurocup dejando fuera al Lokomotiv Kuban, uno de los grandes favoritos al título?

Fundado en 1974, se trata de un club fuertemente vinculado a Tofas, una de las mayores industrias automovilísticas de Turquía. Sin ir más lejos, el presidente de la fábrica, Cengiz Eroldu, lo es también del club y en la propia sede de la empresa cuentan con un pabellón donde suele entrenar el equipo de baloncesto, incluso a puerta abierta en muchas ocasiones. El de Bursa, una de las ciudades más antiguas de Turquía, cuyos primeros asentamientos datan del año 5000 antes de Cristo, es un club con diferentes secciones deportivas, incluyendo waterpolo, natación o voleibol además del baloncesto. En lo referente a la canasta, alcanzó su mejor momento histórico en la recta final del siglo XX. Con Jasmin Repesa en el banquillo y nombres como Mehmet Okur, Rashard Griffith, David Rivers, Serkan Erdogan o Slaven Rimac en la cancha, el Tofas ganó dobletes de liga y copa turcas en 1999 y 2000, secundando al subcampeonato de Copa Korac en 1997. Pero justo tras tocar su cima, diversos problemas económicos le llevaron a una desaparición que le obligó a empezar desde categorías inferiores, volviendo a la elite turca tan pronto como en 2003.

Sin embargo, su impacto en las dos últimas décadas había distado mucho siquiera de acercarse al de aquel equipo de Repesa, si bien es desde la temporada pasada cuando parece volver a hacer ruido a nivel nacional y ahora continental. Ya el curso previo fue semifinalista de la TBL, perdiendo en semifinales contra el Fenerbahce de Zeljko Obradovic, con el que marcha ahora mismo igualado en la tercera plaza, antes de recibir este lunes al Anadolu Efes, sólido líder de la Liga turca. En Europa, tras caer en la fase de grupos los dos últimos cursos, en este ha logrado primera vez llegar al Top 16. Tofas Bursa es, además, uno de los clubes que con más mimo mira la cantera en Turquía, y allí se foguean hoy dos de las próximas perlas del baloncesto otomano, como los jóvenes Bora Satir y, muy especialmente, el polivalente Batin Tuna.

No parece casualidad el crecimiento sostenido del equipo que entrena Orhun Ene. El histórico base de poco pelo que sustentó la primera eclosión de la selección de Turquía es desde 2015 el director desde la banda con el que el Tofas quiere reverdecer laureles. Y lo hace con un juego en el que, pese a alguna notable referencia individual, el colectivo prima por encima del resto dentro de una rotación corta, con apenas 10 jugadores. El turco ha sido el equipo con más asistencias en la fase de grupos, con casi 21 por partido, al tiempo que fue el tercero que menos balones perdió, con apenas 12’2. Es, por tanto, un equipo que cuida muy bien el balón y comete pocos errores.

Cinco jugadores turcos y otros tantos estadounidenses forman la estructura del pujante equipo de Ene. El bloque nacional lo lidera el veterano base Baris Ermis, ex de Efes y Fenerbahce y plata mundial con la selección de 2010. Jugador consistente, buen pasador (casi 6 asistencias por partido) y notable en el pick&roll, es el perfecto complemento al polivalente Tarik Phillip. El americano con pasaporte británico, que pasó por un Clavijo aún en LEB Oro en 2018, es uno de los motores del equipo y hace un poco de todo: anota (11’2 por partido), asiste (4’5), rebotea (4’1), roba balones (1’7) y no le pesa nada la responsabilidad en los momentos decisivos del partido, cuando es uno de los referentes como ha demostrado durante todo el curso. Berk Ugurlu es el tercero en discordia en la creación de juego, alternando minutos como base y escolta. Tras ganarlo todo pero sin apenas minutos en el Fenerbahce, el combo de 23 años está demostrando su capacidad para ser relevante en un equipo como el Tofas, donde su importancia parece ir en aumento con el paso de las semanas.

En el resto de la plantilla, la estructura es similar. Juventud turca junto a veteranía llegada desde Estados Unidos. En el producto local, cabe destacar al potente escolta Muhaymin Mustafa y sobre todo al pívot de 24 años Muhsin Yasar, de aspecto tosco por sus 210 centímetros pero con buena capacidad de movimientos, intimidación y resolución de cara al aro contrario. A partir de ahí, nombres muy consolidados en Europa y que apenas necesitan presentación, como los aleros Sammy Mejía y Matt Lojeski, ambos con sobrada experiencia en la Euroliga. Por dentro, DJ White suma calidad a raudales y una aportación ofensiva más que notoria solo hipotecada un tanto por la irregularidad y autocomplacencia que parecen haberle acompañado toda su carrera, mientras que la potencia física y el trabajo la aporta Devin Williams, formado, al igual que Tarik Phillip, en la prestigiosa Universidad de West Virginia y que es el tercer máximo reboteador de la Eurocup con más de 8 capturas por juego.

Y además, este Tofas Bursa ha contado con ese espíritu que permite superar partidos que a priori no están al alcance. El mejor ejemplo a nivel europeo fue la visita a Krasnodar, donde, ausentes DJ White y Mustafa, se las afanó para, ante una indolencia que acabaría pagando cara el Lokomotiv Kuban, ganar con un triple en el último segundo de Phillip (69-72). Ahí empezó a labrar una clasificación que acabaría ratificando precisamente ante los rusos en el dramático duelo en la última jornada (92-90) en el que el ganador se metía en el Top16 y el perdedor cerraba su temporada europea. El Tofas terminó venciendo y accediendo por primera vez a la siguiente fase en su tercera participación en la Eurocup, donde quiere ser ahora un notable dolor de cabeza para los tres equipos de la Liga Endesa. Y estos, visto lo visto, bien harán en ir advertidos del potencial de un equipo que les puede dar más de un susto.