¿Qué esconde el Limoges? ¿Qué tiene de especial?

Veintiocho partidos tuvieron que pasar para que Valencia Basket perdiese el primer encuentro de la temporada. Fue el pasado 19 de enero, tres meses y ocho días después de comenzar una nueva era, con Pedro Martínez como entrenador del conjunto valenciano. El verdugo fue el Limoges CSP francés, equipo que llegaba a la ‘Fonteta’ con muy mala dinámica pero con nuevo entrenador, el mediático Dusko Vujosevic.

El experimentado técnico balcánico ha cambiado el rumbo del equipo. Los franceses perdieron en las dos primeras jornadas de esta fase de Eurocup ante el EWE Baskets alemán y el PAOK de Salónica. Y entonces les tocaba visitar la ‘Fonteta’ para medirse a un grupo que estaba haciendo historia. Ese día, el 19 de enero, fue un punto de inflexión para el Limoges. Hasta la fecha, pueden presumir de ser el único equipo en haber ganado a la escuadra dirigida por Pedro Martínez, que ha terminado invicta la primera vuelta de la Liga Endesa.

Ni Real Madrid, ni Laboral Kutxa Baskonia, ni Unicaja de Málaga, ni FC Barcelona Lassa… nadie ha conseguido en España ganar a este ilusionante Valencia Basket. Y el Limoges, en cambio, ha conseguido ganarle dos veces. El pasado 19 de enero y este martes, en la primera jornada de la segunda vuelta del ‘Last 32’ de la Eurocup, complicándole así la competición europea al equipo de la capital del Turia.

Los de Limoges volvieron a ganar al Valencia Basket (82-67) en un partido que los locales supieron administrar a la perfección. De principio a fin, con un gran segundo y último cuarto, los franceses estuvieron por delante en el luminoso y consiguieron un triunfo que les sitúa en segunda posición del grupo con el mismo balance que los taronja (2-2) y a una victoria del EWE Baskets germano (3-1), que es primero.

Eurocup

Pero, ¿quién juega ahí?

Entre los jugadores más destacados del equipo francés está el talentoso base Léo Westermann, medalla de bronce en el pasado EuroBasket con la selección francesa y fichado en su día por el FC Barcelona. Sí, el Barça lo fichó… pero jamás ha querido contar con él para que jugase bajo las órdenes del equipo de Xavi Pascual.

El equipo de la ciudad Condal fichó al prometedor director de juego francés en el año 2014, cuando éste tenía solamente 21 años y ya había dejado destellos de calidad en su paso por el KK Partizan. Léo confirmó el pasado mes de marzo (2015) en una entrevista al portal nacional ‘Le Bien Public’ que, a pesar de que sus derechos los tenía el conjunto catalán, no tenía ningún contacto con nadie vinculado al Barcelona. El pasado verano, sin que llegase a lucir nunca con la elástica ‘blaugrana’, el Barça le comunicó al jugador que no contaba con él, abriéndole así a las puertas a negociar con otro club.

Westermann apostó por seguir en el Limoges (a quien había ayudado a reinar en Francia la temporada 2014-15) y en los partidos ante el Valencia Basket ha demostrado la calidad que atesora y le convierte en uno de los jugadores más atractivos de la liga francesa.

Y si Léo no tiene el día… Vujosevic tiene a Bo McCalebb.

El que fuera en su día uno de los nombres propios del EuroBasket de 2013 con Macedonia, es ahora una de las claves del cambio radical de este Limoges. Un base que, en forma, pertenece al primer nivel europeo y es capaz de ganar encuentros por sí mismo, gracias a su capacidad de desequilibrio y anotación. McCalebb motivado es muy determinante en Europa y Limoges cuenta con ese as en la manga.

En el perímetro hay un viejo conocido ACB, Matt Gatens. Que llegó a Murcia en el verano de 2012 con la etiqueta de fantástico tirador tras su periplo universitario en Iowa. En España promedió 10 puntos por partido aquel curso, con un aceptable 37% en tiros de tres, siendo su mejor actuación… ante Valencia Basket, al que le metió 21 puntos. Pero al verano siguiente se marchó a Ucrania

Otro jugador que ha cambiado desde la llegada del nuevo entrenador es Bongou-Colo, clave en las dos victorias ante Valencia Basket y pretendido este pasado verano por el Unicaja de Málaga y Laboral Kutxa Baskonia. Es un alero físicamente muy potente que destaca además por su eficacia desde la larga distancia. En la ‘Fonteta’ anotó 15 puntos sin fallo desde el triple y ayer fue le jugador más destacado de su equipo con 18 de valoración. Promedia 15.3 puntos en esta fase de Eurocup y ha tenido mucho que ver en la nueva imagen que está ofreciendo la escuadra de Vujosevic.

De repente, todo ha cambiado en Limoges. Lo que antes eran penas se han convertido en alegrías, en apenas una semana y tras haber ganado dos veces al que tenía la etiqueta de ser el único equipo que no conocía la derrota de las grandes ligas.

Que se lo digan a Heiko Schaffartzik

Hace unas semanas el internacional con Alemania era noticia por haber pasado una noche en la cárcel tras protagonizar una historia de película. El Limoges perdió ante el modesto Antibes y Heiko, triste por la situación deportiva que atravesaba el equipo galo, aprovechó la noche francesa para distraerse. Pero la cosa se le fue de las manos…

Sin saber cómo ni por qué Schaffartzik, en avanzado estado de embriaguez, fue encontrado por una pareja en el sofá de su casa. El jugador se coló allí tras confesar que pasó una mala noche y terminó en la cárcel, sin aclarar cómo terminó durmiendo en una casa que no era la suya. Obviamente, hubo una sanción económica tras lo sucedido por parte del Limoges.

Cerca del aro hay mucho poder atlético. El estadounidense Will Daniels se formó en Rhode Island, promediando casi 19 puntos y 7 rebotes en su último año NCAA. Pero no fue elegido en el Draft de 2008… y probó suerte en Europa. Desde entonces va prácticamente a equipo por año, apuntando a trotamundos del baloncesto… siendo un jugador más que interesante por su variedad de recursos.

Y otro referente es Ali Traoré, otro jugador con multitud de clubes a su espalda y uno de los damnificados por el poderoso juego interior de la selección francesa estos últimos años. Grande (2.08 metros) y explosivo, es importante para Vujosevic por su poder de intimidación. Traoré nunca ha sido un jugador constante, de ahí su falta de éxito a nivel global, pero sus condiciones le hacen peligrosísimo si está motivado… y con el nuevo técnico parece estarlo. Buena muestra es su exhibición hace unos días en la Fonteta, donde estuvo imparable.

Es difícil de explicar y de entender cómo cambia todo con la salida y entrada de un entrenador. En Limoges parecen haber hecho un reseteado total, han recuperado la esperanza y la ilusión de volver a firmar una temporada histórica. El cambio con Vujosevic es obvio, son el único verdugo de Valencia Basket esta temporada y prometen seguir haciendo ruido en competición europea.