No hace tanto tiempo Boban Marjanovic era un talento emergente dentro de la Euroliga. Pasó por el CSKA y el Zalgiris, firmó una correcta temporada 13/14 con el Estrella Roja que no le valió para superar la primera fase y afrontó un año que iba a cambiarle para toda la vida.

16.6 puntos (62,1% en tiros de campo), 10.7 rebotes, 1 asistencia, 0.9 tapones y 25.7 de valoración. Esos fueron los baremos que firmó Marjanovic durante una temporada 14/15 en la que estuvo aspirando al MVP (que terminó en manos de Nemanja Bjelica). Boban terminaba contrato al final de esa temporada y no le faltaron ofertas de Europa. Sin embargo, cruzó el charco.

Precisamente su actuación más dominante tuvo lugar un 26 de marzo. Fue en 2015 cuando arrasó al Alba de Berlín con 27 puntos, 10 rebotes y 40 de valoración (récord del club). Esa temporada tuvo hasta 3 partidos por encima de los 15 rebotes.

Su dominio en esa temporada de la Euroliga fue salvaje y para muestra sus partidos ante los españoles:

  • Laboral Kutxa Baskonia (dos partidos en primera fase): promedios de 12 puntos, 9 rebotes, 4 faltas recibidas y 17,5 de valoración.
  • Valencia Basket (dos partidos en la primera fase): promedios de 17 puntos, 10 rebotes, 4.5 faltas recibidas y 26 de valoración.
  • Real Madrid (dos partidos en Top 16): 15 puntos, 10 rebotes, 4.5 faltas recibidas y 24 de valoración.
  • FC Barcelona (dos partidos en Top 16): 17.5 puntos, 9 rebotes, 5 faltas recibidas y 25 de valoración.

¿Qué hubiese sido de Marjanovic si hubiese seguido una temporada más en la Euroliga?