El Real Madrid ha terminado su participación en la Final Four de la Euroliga 2019, que se disputa en Vitoria, con un tercer puesto, obtenido tras vencer con comodidad (75-94) al Fenerbahçe. Facundo Campazzo y Gustavo Ayón dominaron el partido a placer, entre ambos sumaron mayor valoración (70) que todo el cuadro turco junto (69).

El show del Facu

El argentino fue dueño del encuentro. Y no dejó duda alguna sobre ello, porque ya desde el inicio impuso su ley. Repartió 5 asistencias en los 5 primeros minutos de partido, lanzando al Real Madrid y devolviendo a la vida a Gustayo Ayón, al que buscó con decisión para darle confianza y acabar desatando la tormenta del mexicano. Campazzo acabó con 15 asistencias, récord absoluto de la historia de la Final Four y a la vez del Real Madrid en la historia de la Euroliga, perdiendo solo un balón. Completó su hoja estadística con 12 puntos, 3 recuperaciones y 34 de valoración.

Campazzo leyó el juego a la perfección, interpretó los momentos de su equipo y del partido, alimentó a los compañeros ideales en cada tramo y dejó una exhibición de escándalo. El Real Madrid trituró al Fenerbahçe con él en pista (+30 de parcial con él en 26 minutos que jugó) y lo hizo todo con la aparente naturalidad del que sabe con poder para controlar partidos. Su altura real no la marcan los centímetros que levanta del suelo sino el modo en el que dinamita o gestiona, según toque, los encuentros.

Ayón, esta vez sí

El Real Madrid añoró al mexicano en semifinales. Entonces se quedó en 2 puntos y 2 rebotes. En el duelo por el tercer cuarto, ofreció su mejor versión. De forma inteligente Campazzo le buscó en el 2×2 para arrancar el duelo y una vez Ayón cogió confianza resultó imparable. Se fue hasta los 23 puntos (con un impresionante 11/11 en tiros de campo, récord de la Final Four), 11 rebotes y 36 de valoración (tercera máxima valoración de la historia de la Final Four). No tuvo rival en la zona.

Ayón lo hizo todo en ambos lados de la pista, cargó el rebote de ataque (4 capturas) y supo facilitar buenos tiros al resto (3 asistencias), pero también defendió con mayor precisión los espacios defensivos. Un partido completísimo.

Un Fenerbahçe sin alma

Los turcos estuvieron lejos de su mejor nivel, aún conmocionados por su derrota ante el Anadolu Efes. Arrancaron mal (9-22 min.8) y cuando se fueron reenganchando al partido, sobre todo gracias a la acción de Kostas Sloukas (que partió del banquillo pero acabó con 17 puntos y 6 asistencias), un puñal dividiendo la zona y rajando la defensa blanca, volaron todo por los aires en el último parcial

El 0-15 con el que abrió el Real Madrid el último cuarto (63-84, tras él) acabó con cualquier atisbo de competitividad. El Fenerbahçe se marcha de Vitoria con la cuarta plaza en el duelo que nadie quería jugar, pero que el Real Madrid supo cómo aprovechar.

Las palabras de Facu Campazzo tras el partido:

“Hubiera cambiado el récord por jugar la Final”