La Euroliga y la Eurocup, de momento, no cancelan la competición definitivamente. Es la gran idea que sale de la asamblea que han tenido hoy los clubes y la organización, de forma telemática. Estos han sido los puntos compartidos por la propia competición:

1) Las competiciones se reanudarán una vez la situación permita que existan condiciones seguras y de salud óptimas para todos los participantes, de acuerdo a las recomendaciones de las autoridades de la salud pertinentes y los gobiernos locales.

2) Se priorizará acabar la temporada 2019-20 de la Euroliga con su formato existente, lo que significa jugará lo que queda de fase regular, los playoffs y la Final Four. Esto probablemente implicaría acabar más allá de las fechas previstas en mayo, con la frecuencia de partidos viéndose potencialmente condensada si fuese necesario. La misma prioridad se aplicará para la temporada 2019-20 de la Eurocup.

3) Se continuarán analizando potenciales sistemas de competición alternativos que podrían activarse solo si la situación lo requiriese.

4) Políticas y principios comunes que serán propuestos a la Asociación de Jugadores y el Comité de Entrenadores de la Euroliga, incluyen, entre otros aspectos: el potencial regreso de jugadores y entrenadores a sus ciudades; así como el compromiso de jugadores y entrenadores, incluyendo pagos salariales ajustados durante las suspensiones de las competiciones.

5) Hacer las regulaciones de estabilidad financiera y juego limpio más flexibles hasta que exista mayor certeza sobre la evolución futura de la situación financiera.