El Kirolbet Baskonia ha conseguido su primer objetivo en los playoffs de la Euroliga: ganar un partido a domicilio al CSKA de Moscú. Después de caer por 94 a 68 en el primer encuentro los de Perasovic estuvieron muchos más sólidos en defensa y se llevaron la victoria por 68 a 78.

En este triunfo fue clave el apartado defensivo, dejando al equipo de Itoudis en solo 68 puntos. Es la marca más baja del CSKA esta temporada y la segunda vez que no alcanza los 70 en un partido de Euroliga. La anterior sucedió en noviembre ante el Olympiacos.

El gran destacado del Kirolbet Baskonia fue Vincent Poirier con 14 puntos sin fallo en el tiro, 15 rebotes y 4 recuperaciones para firmar 32 de valoración. Una actuación colosal bien secundada por los 31 puntos anotados entre Hilliard y Shields.

Los dos próximos encuentros se disputarán en Vitoria, con la opción de que cualquiera de los equipos pueda cerrar la eliminatoria de ganar ambos. El cuadro vitoriano tendrá el calor de su afición para intentar consumar la sorpresa y meterse en la ‘Final Four’.