Era un partido bastante atípico de Euroliga por todo lo que rodeaba al evento. El Olimpia Milán vs Real Madrid se iba a disputar a puerta cerrada por las medidas tomadas por el coronavirus y la atmósfera fue extraña desde el comienzo. El Madrid se terminó llevando la victoria por 78 a 73 aunque teniendo que remontar en varias ocasiones.

El conjunto de Pablo Laso llegó a caer por 17 puntos en el primer tiempo (30-13) y encarando el último periodo seguían por detrás en el marcador (55-46). Sin embargo, el último cuarto estuvo dominado por el Madrid con un parcial de 18-32 en el que Rudy Fernández tuvo mucho que ver.

El Madrid abrió el último periodo con un parcial de 3-18 en el que Rudy anotó o asistió en 15 de esos puntos. El alero español terminó con 16 puntos, 4 triples y 4 asistencias.

Aunque si hubo un jugador que cambio el partido fue Walter Tavares. El pívot terminó con 13 puntos, 12 rebotes, 4 tapones y 29 de valoración con solo un fallo en el lanzamiento (6/7).

Después del encuentro, Laso habló sobre ese ambiente enrarecido y sobre las medidas que habían tomado sus jugadores. Estas fueron sus palabras:

«Fue un partido extraño. Entiendo las quejas de los aficionados. El público y los medios son parte del espectáculo. No sé si realmente perjudica o no al equipo local, en principio sí porque el aliento del público es importante. Todo el mundo tiene su preocupación y habrá que tomar medidas»

«Los jugadores han estado magníficos. Cada uno puede pensar lo que quiera. Hemos visto un Milán muy vacío. Alguno de mis jugadores se ha puesto mascarilla. Hemos tenido mucho cuidado con el tema de lavarnos las manos. Los chicos han tenido un comportamiento magnífico en un ambiente extraño«.