10155568_10202752463145778_1201431907867714166_n 10253179_10151986177116090_1844420949_nEs un fenómeno. Lleva la camiseta de Stephen Lasme y está a pie de pista en el OAKA. Su imagen apareció ayer en la transmisión del Panathinaikos-CSKA y todo aquél que la viera seguro que la recuerda. Es un niño rubio que vive al máximo los partidos de su equipo, el Panathinaikos, y que se vuelve loco con cada canasta.

Al final del partido pudo incluso saludar a su gran ídolo. En este vídeo tenéis los “highlights” de uno de los protagonistas del cuarto encuentro de la serie, que marcha 2-2 y se irá al quinto.