Tras haber sido elegido como número siete del Draft de 2010, y después de una carrera americana de 9 años, Greg Monroe juega por primera vez fuera de Estados Unidos. Lo hace en un club europeo y compitiendo en la Euroliga. El pívot estadounidense será parte del equipo del Bayern de Múnich para la próxima temporada y ya está destacando en pretemporada con el equipo germano pero… ¿Por qué su llegada?

Monroe tiene unos promedios de 13.2 puntos y 8.3 rebotes durante su carrera NBA, aunque esta fue claramente de más a menos y en los últimos años, que coinciden con la explosión definitiva de la NBA del triple, la versatilidad y el mismatch, sus problemas de movilidad defensiva, que le convertían en una diana fácil a atacar en situaciones lejos del aro, le costaron un sitio importante en las rotaciones de la Liga.

De ahí que haya podido buscar una salida hacia Europa, donde la limitación en la movilidad de los interiores se puede ocultar mejor en las defensas y un perfil como el suyo puede ganar importancia. Monroe es, en cierto modo, un ejemplo de cómo el cinco clásico puede tener más acomodo en Europa, donde por ejemplo la normativa de los tres segundos defensivos es diferente y facilita las ayudas, que en Estados Unidos.

También influye su destino (el Bayern), que tiene el precedente de haber traído con éxito a otro jugador estadounidense como Derrick Williams, que relanzó su carrera y ha fichado por el Fenerbahçe.

La nueva normativa China que te explicamos aquí también está provocando algunos movimientos de este tipo, y sus consecuencias a medio plazo y cómo puede afectar a este perfil de jugadores todavía están por explorar.

Greg Monroe, en ataque, sigue siendo un jugador con amplios recursos, que en Europa podría resultar demoledor. Y con apenas 29 años puede convertirse en uno de los interiores de referencia en la próxima Euroliga.