El Zalgiris se despidió ayer de sus opciones de Final Four. El equipo lituano cayó ante el Fenerbahçe en el cuarto partido de su serie (82-99) y quedó eliminado de la Euroliga con un 3-1 en la eliminatoria ante los turcos. Tras el encuentro, su entrenador, Sarunas Jasikevicius, dio algunas pistas sobre su futuro y expresó su deseo de quedarse en el Zalgiris: “Tendréis que echarme de aquí con las dos piernas, a menos que suceda algo milagroso”, dijo en rueda de prensa.

Unas horas antes, el General Manager del Zalgiris, Paulius Motiejunas, había confirmado que Jasikevicius ya estaba trabajando en el equipo para la próxima temporada y habló de un aumento en el presupuesto, que se podría situar alrededor de los 11 millones de euros, el récord del club.

¿Qué es algo milagroso?

Por las palabras de Jasikevicius, lo único que parece tentarle en su futuro sería una oferta de la NBA. Al menos es lo que se puede interpretar cuando habla de “algo milagroso”. Hay que recordar que el año pasado ya fue entrevistado por los Toronto Raptors para el puesto de entrenador jefe, pero de momento su nombre no se ha vinculado a más banquillos esta temporada. En Lituania, tiene un puesto asegurado en la Euroliga, ya que el Zalgiris es uno de los 15 equipos que ya tienen garantizada una plaza de Euroliga para la próxima campaña.