La vida sigue igual para Alexey Shved. El alero ruso terminaba la pasada temporada de la Euroliga anotando 36 puntos y 8 triples frente al CSKA de Moscú aunque con derrota en un polémico final. Una historia que se ha repetido casi punto por punto en su debut en la temporada 18/19 de la Euroliga.

En este caso la derrota ha sido mucho más abultada (-21 frente a Olympiacos) pero la actuación de Shved, 34 puntos y 8 triples, ha sido prácticamente idéntica. Sin embargo, la aportación de Shved ha puesto de manifiesto un dato muy preocupante para el Khimki. El escolta ruso ha anotado en el partido el 51.5% de los puntos de su equipo (66), dato extremadamente extraño en partidos de la Euroliga y que muestra la total dependencia del equipo de Bartzokas sobre su estrella. Hasta 5 jugadores se han quedado sin anotar y solo Gill con 13 ha superado la barrera de los 8 puntos.

De hecho, Bartzokas lanzaba un dardo a Shved en la rueda de prensa posterior al partido tal y como recoge Eurohoops: «No podemos vencer a nadie si jugamos uno contra cinco. Necesitamos la contribución de todos en los dos lados de la pista y entender cuál es el rol de cada uno en el equipo. Ha sido un buen partido para que los recién llegados entiendan lo que es la Euroliga«.

Al dato anotador también hay que sumar que 6 de las 13 asistencias del Khimki también han salido de las manos de Shved por lo que ha sido el responsable de 47 de los 66 puntos de su equipo (71%). El internacional ruso batió el año pasado el récord de puntos de la Euroliga en una temporada y parece haber empezado el año con ganas de superar su propia marca.