Nunca se había visto una exhibición como esta en un partido de Final Four de Euroliga. Shane Larkin ha escrito su nombre con letras de oro en el libro de récords de la competición con una exhibición, junto a Micic, que vale una final para el Anadolu Efes.

30 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias y 43 de valoración. La mejor marca de la historia en una Final Four superando los 37 de Trajan Langdon en la 09/10 y por encima de otros históricos como Udoh (36), Ginóbili (34) o Bodiroga (34). De hecho el propio Landgon es el único que ha evitado que hiciese historia por partida doble al ser el único jugador con más puntos en un partido de Final Four con 32.

Una exhibición con canastas de todos los colores y tan dominante como la versión que mostró en playoffs frente al FC Barcelona Lassa.

Y eso que los datos decían que este año no se le había dado especialmente bien enfrentarse a los de Obradovic…

Tras su partido, del que salió ovacionado por el pabellón, tuvo palabras de agradecimiento para el público y no solo para el de Efes:

Me siento increíble. Ha sido una temporada muy larga, con subidas y bajadas… hemos peleado juntos y ahora estamos aquí. Para mí es muy especial jugar mi primera Final Four aquí, en Vitoria, donde empecé mi carrera en Europa. Me he sentido muy a gusto y cómodo“.