El talento suele estar bajo sospecha.Tras una frase tan rotunda hay mucha materia. Efectivamente hablamos de los famosos “pasos”, o ese término que parece que le da prestigio al que lo usa: “cámino”.

Y obviamente estamos hablando de la jugada brutal que protagonizó Rudy Fernández en la pasada jornada de Euroliga, un reverso espectacular que finalizó con un tiro de espaldas a tablero. Reverso de finalización ¿Fueron pasos?

Pero más que pasos o apoyos, en los cuales nos perdemos contando.El término que hay que dominar (jugadores,entrenadores,aficionados y antes que todos, los árbitros), ese es el de “fin de regate”, ahí está la madre del cordero, esto dicen las normas FIBA:

“Un regate finaliza cuando el jugador toca el balón con ambas manos a la vez o permite que descanse en una o ambas manos.” Artículo 24.1.2

Hemos de poner el foco en cuando consideramos que ha finalizado el regate:

1) Si cuando, preso de la inercia y fuerza centrípeta del giro, el balón se pega a la palma de la mano (que normalmente está tocando lateralmente el balón al inicio de giro).

2) ​Si consideramos que el final del regate se establece cuando las dos manos tocan el balón y lo controlan definitivamente. Lo cual se produce más tarde en el giro.

​En el caso 1, se considerará que el pie de pívot es el que está permitiendo girar al cuerpo, con lo cual, solo se podrá poner el otro en el suelo para posteriormente pasar ​o tirar.

​En el caso 2, el pie de giro se levanta y es el otro el que se considera pie de pívot, permitiendo volver a apoyar el pie que giró para una mayor estabilidad y espacio recorrido para finalizar la acción.

Si usamos una interpretación muy estricta del reglamento y pudiéramos usar el vídeo en cada acción, ​es evidente que nos iríamos al punto 1 en cada movimiento de reverso.

Mi doctrina personal:

​Los jugadores que aún usan este recurso tan visual, estético y refrescante, suelen disponer de una gran dotación técnica y de equilibrio. Personalmente me parece muy complicado acertar sobre la cancha sin herramientas de revisión.Porque han de decidir cuando fue el fin del regate, cuando agarró l a pelota con conformidad con el reglamento.

​En la duda la fuerza general de la costumbre suele ir contra la ventaja, contra el juego de ataque.Pensando en el esfuerzo defensivo. Es evidente que las ligas más profesionales no interpretan restrictivamente​. Creo que deberíamos ser sensibles a que el control del balón no es fácil hacerlo a una mano y en giro y deberíamos llevar el criterio a un control de dos manos, para establecer el final del regate. Y si el argumento que sostenga esto debe ser el talento, el favorecer al jugador que puede y que trabaja por hacer más a menudo movimientos que nos hacen abrir la boca y pegar respingos, pues así sea.

​¿Cúal es tu doctrina?​