Como tantos otros jugadores que terminan su ciclo universitario y no consiguen una oportunidad en Estados Unidos, Zach Leday decidió cruzar el Atlántico para seguir jugando al baloncesto. Formado en Virginia Tech y con solo 23 años aterrizaba en el Hapoel Galib Gilboa en el que sería uno de los más destacados de la liga israelí. Con varios partidos de 30 puntos y una media de 19.5 puntos y 8 rebotes la Euroliga se fijó en él en la que es su segunda temporada al máximo nivel continental.

La temporada pasada fue en Grecia y esta en Lituania con el Zalgiris. Un proceso de adaptación al esquema de Jasikevicius que hasta la fecha solo le había permitido sumar 12 puntos, 9 rebotes y 4 de valoración en sus dos partidos de Euroliga. Nada que ver con los 26 puntos (14 en el último cuarto), 9 rebotes y 35 de valoración que firmó ante el Real Madrid. Su segunda mejor actuación en la Euroliga.

El pasado año ya fue protagonista con una actuación nunca vista en la Euroliga con el Olympiacos. Sus 28 puntos y 8 rebotes destacan por encima del resto de sus compañeros pero todavía lo hacen más sus 42 de valoración. Todo esto en menos de 21 minutos. De los 47 jugadores en la historia de la Euroliga que habían alcanzado o superado dicha cifra ninguno lo había logrado en menos de 26 minutos. Una extraordinaria efectividad que le llevó a fallar solo un tiro de dos, un tiro de tres y un tiro libre. No ha perdido ningún balón ni ha cometido ninguna falta (ha recibido 8). Impresionante.

Y no fue la última vez que Leday consiguió una actuación de ese calibre la pasada temporada. 23 puntos y 30 de valoración vs Baskonia, 23 puntos ante el Bayern, 21 puntos y 9 rebotes ante el CSKA… Pocos son los jugadores que han superado los 40 de valoración en la Euroliga desde 2010 destacando nombres como Teodosic, Calathes, Bourousis, Pleiss o Anthony Randolph. Un jugador que habrá que seguir de cerca en el futuro.