No está siendo un buen año para Zeljko Obradovic en Turquía. Esta semana su equipo, el Fenerbahçe, quedaba eliminado de la Euroliga. Hoy, para colmo, se ha enterado de que va a tener que aflojar el bolsillo. Concretamente 30.000 euros. Es la multa que le ha impuesto la máxima competición europea por encararse con el árbitro español Juan Carlos Arteaga, que le había descalificado en la derrota de su equipo frente al EA7 Milan la semana pasada.

El árbitro español aguantó el chaparrón impasible, mientras Juan Carlos García González, otro de los árbitros del partido y también español, intenta poner paz. Insuficiente, porque el técnico serbio se va desatado hacia la mesa, donde también se desahoga.

En plena locura de Obradovic interviene un histórico del basket turco, Mirsad Turkcan, que ahora ejerce de General Manager del Fenerbahçe y al que también le ha caído una multa: 10.000 euros.

Arteaga no fue el único que se llevó una bronca ese día. También Bo McCalebb, que fue sustituido después de un mal lanzamiento y se llevó la reprimenda de Obradovic cuando fue al banquillo.

Las multas que ha impuesto la Euroliga no acaban ahí. El propio Fenerbahçe tendrá que pagar otros 5.000 euros por los objetos que lanzaron sus aficionados a la cancha en ese mismo duelo ante los italianos.