Milán, día de un año, nos recibe la capital de la Lombardía con frío seco, asumible, conductores de Uber que a tres pantallas no dejan de seguir el Inter-Barça, una Piazza del Duomo y Galería Vittorio Emanuele II vestidas de Navidad con ese punto perfecto de elegancia que nos recuerda a cada paso donde estamos, en la gran capital europea del diseño y de la moda.

El acceso a las instalaciones de entrenamiento del Mediolanum Forum te coloca en tu sitio, Olimpia tiene tres copas de Europa y tú no, incluso las puedes tocar, no hay frías vitrinas que te lo impidan, pasillo bajo la mirada de las fotos y camisetas de Dino Meneghin y el mostacho de Dántoni. En la Sala de Prensa, Dan Peterson preside una imagen donde seguro que está explicando aquella Zona 1-3-1 histórica.

No es el diablo, Ettore Messina está en los detalles. El permiso a ver los entrenamientos nos lo agiliza Sergio Rodríguez pero con la total seguridad del Sí. La política del entrenador es abrir los entrenamientos (a prensa, a entrenadores profesionales, a gente del deporte) y la sensación de puertas abiertas. Que se airee la casa, que corra el aire. Los grandes entrenadores europeos, además de su aura táctica, han llevado una fama de ogros del autoritarismo que no en todos los casos es justa.

Oficinas, comedor para jugadores y empleados, salas de tratamiento, vestuarios, zona de cardio abierta con un murete a la pista (el trabajo aeróbico en máquinas puede ser visto desde la posición del entrenador), vestuario a 4 metros de la cancha. Los pendones de las camisetas con el número retirado y las banderolas con los escudettos y demás títulos colorean los fondos.

Hasta el que se encarga de las aguas fecales va de un elegante y sobrio negro, a todos les cae la ropa deportiva como un guante de Armani. Nos sentamos en unas sillas que hacen una línea paralela con la línea de fondo, los entrenadores ayudantes se acercan, nos dan la mano y se presentan. Detalle importante, a todos los visitantes nos dan una hoja en el que viene impreso el guión a seguir el entrenamiento, con los sistemas a trabajar (incluso con sus nombres), parones para tomar agua y ejercicios a completar. No los desarrollan en ese papel a nivel táctico (estaría bueno…), es una dinámica que los entrenadores que han ido a Ligas de Verano lo han vivido pero que en Europa no se da. Ettore Messina cierra la puerta al oscurantismo y lo que quiere es que todo lo que se diga de su franquicia pueda atraer a mejores jugadores porque todos los detalles están cuidados. Y es que a simple vista, es verdad.

Los jugadores van acudiendo, Paul Biligha lleva sudando la gota gorda un buen rato con dos entrenadores específicos, el cuatro italo-camerunés es mucho músculo y técnica por afinar. DellaValle y Aaron White, los jóvenes acuden de los primeros (bueno, en realidad tienen 26 y 27 años, pero no hemos venido aquí a hacer cantera, la plantilla es experimentada a un 95%. Nos impresiona la inserción del triceps de Kaleb Tarczewski, center norteamericano que sirve por tercera temporada en las filas del Olimpia.

De repente nos levantan de nuestras posiciones y nos llevan al otro lado de la canasta, un poco más alejados de las mesas de los entrenadores. Las nuestras serán ocupadas por tres personas que acaban de llegar caminando despacio y hablando en bajo. Ettore Messina explica a Roberto Mancini y a Gianluca Vialli como funciona su método de trabajo. Seleccionador nacional de fútbol y Jefe de Delegación de la Selección, la dupla atacante del Sampdoria de los 80 son altos ejecutivos de la Federación Italiana. Vialli además, luchando contra un Cáncer de Pancreas desde hace tiempo. La superioridad moral que a veces nos invade a los del baloncesto me hacía creer que Messina le estaba mostrando lo buenos que somos en relación a como se organizan ellos. Objetivamente entiendo, mera suposición, que la experiencia de Messina en organizaciones como los Lakers y sobre todo San Antonio Spurs era parte de esa conversación “sotto voce”.

Casi todos los jugadores están ya en la cancha, menos Nedovic (bajo atención de los fisios) y Scola que con el corro ya formado, aparece en escena como manda la jerarquía de la longevidad. Si “El Chacho” es el líder factual, Luis Scola es una leyenda de 39 años respetada por todos.

Los entrenamientos son de mañana mayoritariamente, los jugadores estaban citados antes de las 9:30 para que les hicieran una analítica y desayunar todos juntos. Posteriores ejercicios individualizados en lo físico y cada uno estira o se prepara para empezar a las 11:30 la práctica con balón y vendados. Será una hora y 15 minutos de trabajo muy táctico, se arranca con dos sistemas nuevos a memorizar, posterior activación y luego el mítico 5 contra 0. Messina es pura unidad didáctica en persona, su tono de voz, su uso discriminado de inglés, italiano y castellano y su control de los gestos. Utiliza la sonrisa de una forma natural, incluso viniendo de perder en casa contra Estrella Roja, algo con lo que no contaban.

La Euroliga es su gran campeonato, pero para el equipo, para él y sobre todo para “Chachismo”, tanto la “Lega” como la “Coppa de Italia” son torneos marcados en rojo y nada sencillos. El basket italiano está regresando, ganar ya no es tan sencillo, la Virtus de Bolonia trae mucho dinero, Reyer Venezia es un proyecto serio, Sassari, incluso la Fortitudo anda en posiciones de cabeza. Cada partido fuera de casa es una cancha llena (no es un país de grandes instalaciones, pero aún así), marcadores ajustados y pasión por ganar al Olimpia Milano.

Inmersos en el 5×5, nos gusta comprobar que Scola llega el primero en unos “Suicidios” de castigo, que Arturas Gudaitis cuenta con calidad y las ganas de los veteranos para que explote definitivamente (esas lesiones…), que Michael Roll no “rolea” sino que solo “popea” y que a Vladimir Micov no se le sale la cadena y así es un muy buen jugador de la máxima europea.

La intensidad es media, los ángulos de bloqueo, los timming de juego sin balón y las caídas después de bloqueo son los puntos de interés. El entrenador principal hace hincapié en los rebotes ofensivos permitidos pero no lo trabajan específicamente. Jeff Brooks se lleva una reprimenda táctica de Messina que no parece hacerle mucha gracia según responde sus hombros a las correcciones del entrenador, su boca permanece cerrada.

Conforme avanza el entrenamiento, aparece el “Factor X” del equipo, vestido de calle, con la capucha puesta y se sienta alejado para observar el final del juego de transición. El rendimiento de Nemanja Nedovic es lo que probablemente les dará el éxito. Si vence a sus problemas físicos, a sus fantasmas del Clutch Time y si conecta con compañeros y con líderes de su equipo. Y los líderes que tiene a su lado tienen un olfato muy fino…

Esta temporada no parece que puedan hacer mucho ruido pese al buen inicio de Euroliga, Ettore Messina necesita tiempo para cambiar una dinámica dilapidadora, le ayudará la contratación del nuevo General Manager, Christos Stavropoulos, alumni de la Universidad de Triestre y 20 temporadas al cargo de las contrataciones en Olympiacos, uno de los generadores del éxito de las Euroligas ganadas bajo el liderazgo de Spanoulis pero con varios jugadores desconocidos EN EL MÁXIMO NIVEL en su momento ( Kyle Hines, Otello Hunter, Matt Lojeski, Bryan Dunston).

Giorgio Armani lleva años apostando por el basket, con decepcionante resultado, parece que la llegada de Messina, Sergio Rodríguez y Luis Scola puede hacer cambiar esta historia. Messina vuelve con lógicas ganas de demostrar que en la NBA no terminaron de apostar por su valía como primer entrenador, el “Chacho” está en plenitud táctica, personal y con especial energía tras ganar el trofeo en CSKA, es el líder anotador y asistente de este equipo. Y “El Luifa” quiere empujar para ganar, estará para los momentos álgidos, quiero ver su rendimiento en Febrero cuando aún falte mucho para Tokio 2020 y esta Euroliga pese en los gemelos, pero no se puede subestimar el corazón competitivo de un caníbal de victorias.

Que Será, Será. No sabemos que pasará con el resultado competitivo de este equipo con jugadores muy dispares pero lo que es seguro que será, será divertido ver el proceso de la temporada.