Partido entre CSKA de Moscú y Zalgiris. El marcador está muy ajustado en el tramo final del último cuarto, con los lituanos tres puntos arriba (81-84) y balón en su poder a poco más de un minuto para el final. Pero de repente sucede algo muy extraño:

Como ven, en pleno ataque del Zalgiris el reloj de posesión pasa de 18 segundos… a 13. Ese mismo ataque el Zalgiris pierde el balón… por terminar su reloj de posesión. El CSKA acabó forzando la prórroga y ganando posteriormente el partido, con una actuación estelar de Sergio Rodríguez.

Durante el día se han emitido comunicados y manifestaciones por parte de ambos conjuntos pero parece que tendrá que ser la Euroliga la que tome cartas en el asunto. Así explicaba Jasikevicius lo ocurrido:

No me di cuenta. Los árbitros tampoco se dieron cuenta ya que la mayor parte del tiempo están observando el balón. Creo que Leo (Westermann) reaccionó bien porque estábamos haciendo la jugada que habíamos preparado, pero Leo la paró y tuvo que hacer algo diferente. Me hizo preguntarme por qué no hicimos la jugada como debíamos y me dijo “no tenía tiempo”. No lo entendía. Sólo después del partido descubrimos el motivo.”

Es algo desagradable y la Euroliga debería tomar una decisión. Estas cosas no pueden ocurrir en 2018. El club está preparando unas alegaciones y responderá legalmente a cualquier consulta. El CSKA no nos ha dado ninguna explicación porque nadie se dio cuenta. Ni los árbitros ni ellos. Tampoco creo que ellos tuvieran nada que explicar y nosotros tampoco. La Euroliga es la que debe hablar.

El CSKA por su parte reconoce su responsabilidad sobre el error pero niega mala fe y dice que ni Zalgiris se quejó después del partido ni los análisis realizados sobre los relojes del pabellón dieron ningún error.

¿Qué ocurrió entonces? ¿Se acabará repitiendo el encuentro o parte de él?