Ahora sí. El Emporio Armani Milano aprende la lección y tras dejarse remontar en un minuto y medio en el primer partido de la eliminatoria, consigue una cómoda victoria ante el Maccabi para trasladar la serie con empate a 1 a Tel Aviv. En Moscú, por otra parte, todo son sonrisas. A pesar de la ausencia de Milos Teodosic por lesión, el equipo moscovita vuelve a ganar al Panathinaikos (esta vez sin sufrimiento) y da un paso de gigante hacía Milán, lugar en el que recordemos se celebrará la ‘Final Four’ de la Euroliga.

Daniel Hackett (9 puntos, 9 asistencias, 7 faltas recibidas y 20 de valoración) y Curtis Jerrells (17 puntos) brillaron en Milán para guiar al equipo italiano ante un Maccabi de Tel Aviv que notó hoy la poca eficacia de sus exteriores desde más allá de la línea 6’75. Con la tranquilidad de haber ganado el primer partido de la serie, los de David Blatt tratarán de hacer dos partidos perfectos en su feudo para pasar por encima del Emporio Armani de Milano y confirmar así su presencia en la Final Four.

El CSKA de Moscú lo tiene fácil, pese a jugar en una de las pistas más complicadas de la Euroliga. Los de Ettore Messina no se han dejado sorprender en Moscú y esperan no volver a jugar un partido más de la máxima competición continental en su pabellón, ya que ello significaría el pase a la final a cuatro. Sonny Weems con 23 puntos en 27 minutos fue el hombre más destacado de los moscovitas ante los griegos, quienes encontraron en el croata Roko Leni Ukic (15 puntos) a su mejor hombre.