Nunca quieres perder pero lo mejor que le vino al Barcelona para empezar los playoffs de la Euroliga fue la derrota contra el Real Madrid para ajustar miras telescópicas y centrarse en la intensidad.

Est miércols vimos a un Navarro con muchas ganas y tomando muchas decisiones.Vimos a un Satoransky bestial en la defensa de “Kill Bill” Spanoulis. Bien, ya sabemos que el Olympiakos no llega en el mejor momento de forma con su crack regresando a toda prisa de una lesión y con Dunston a medio gas también, pero los dejaron en 57 puntos y les comieron la moral.

En ataque hicieron valer con inteligencia la diferencia de estatura y en defensa Xavi Pascual ordenó un plan con un Ante Tomic mucho más agresivo en la defensa del bloqueo directo y el resto de jugadores de lado débil estuvieron activos y veloces (síntomas de la motivación ante la eliminatoria que empezaba).

Satoransky molestó mucho con su envergadura al 7 heleno que completó uno de los peores partidos que se le recuerda.El Barcelona consiguió encadenarlo a sus pérdidas y malas decisiones. Nadie confía en que vaya a ser igual el resto de la serie, hablamos de uno de los mejores jugadores de Europa.

Pero el plan fue perfecto en el primer partido.