«El escarmiento de Pablo Laso parece haber surtido efecto y Thompkins, como su grada con él, vuelve a sonreír, redimido de sus pecados y con la cara visiblemente más aguzada, en el camino de que, como sucedió en Belgrado, pronto pocos recuerden el inicio de esta temporada

Podría ser un buen resumen de lo vivido en los primeros meses de la temporada. Lo escribía José Manuel Puertas hace menos de un mes en un artículo que puedes leer aquí («Trey Thompkins y la capacidad de hacer olvidar«) y que con cada partido, con cada jugada, con cada tiro… se torna más si cabe en realidad.

Porque la historia se volvió a repetir. Un arranque de temporada sin oportunidades, una puesta a punto tardía, un debut dubitativo y unos números escandalosos en diciembre. Pasó en la 18/19 (18 puntos, 56% en triples), ha pasado en la 19/20.

Desde que el 8 de diciembre firmase su mejor partido con la camiseta del Real Madrid con 27 puntos, 5 triples y 30 de valoración, las prestaciones de Thompkins en la Liga Endesa no han bajado. 6 partidos con un balance de 5-1 y unos promedios de 16.6 puntos, 4.6 rebotes, 3.3 asistencias y 19 de valoración. Todo ello con un 45% en triples y un 65% en tiros de 2, algo en lo que está mejorando gracias al uso que le está dando Laso de alero y donde genera muchas ventajas al poste bajo. La mejor muestra, su primera parte contra el Estudiantes.

En la Euroliga le ha costado más arrancar, competición en la que Anthony Randolph ha lucido sus mejores galas buena parte de la temporada. Pero en cuanto él no ha estado… Sin su compañero en el puesto de ala-pívot en los dos últimos encuentros europeos (lesión) ha acumulado 40 puntos, 13 rebotes y 7 de 14 en triples. Nunca se había visto a Thompkins por encima del 50% en triples en la Euroliga y este año luce un 52%. Y la racha de los de Laso ya es de 13 victorias consecutivas.

¿Está a su mejor nivel con la camiseta blanca?