Llegó a ‘Can Barça’ siendo cadete y rápidamente fue etiquetado como uno de los jugadores llamados a formar parte del Fútbol Club Barcelona, pero jamás llegó a ser ese jugador que podía llegar a ser cuando apuntaba lejos durante su etapa de formación. Su nombre es Alexandr Zhigulin, es kazajo y actúa en la posición de ala-pívot/pívot, mide 2.05 metros, tiene 21 años y la próxima temporada jugará en casa después de haber estado cuatro años vinculado al conjunto azulgrana.

Su último año cadete, los dos de júnior y una última temporada jugando en el filial azulgrana de Mario Hezonja y compañía que militaba en la LEB Oro. Eso fue hace ya dos años. Después de esto, la pasada temporada, anduvo por España y la división de plata del baloncesto español, continuando con su formación en tierras oscenses de la mano del experimentado técnico catalán Quim Costa. Zhigulin promedió el curso pasado en la LEB Oro 4.9 puntos, 3.9 rebotes y 3.4 de valoración en 19:32 minutos.

Y ahora, pone punto y -de momento- a parte a su etapa en competiciones FEB para regresar a casa. De la LEB Oro al club más potente de Kazajistán, el BC Astana. Pasa de competir en la segunda división del baloncesto español a hacerlo en la mediático VTB League y la nueva liga FIBA Europa que junta a equipos de países distintos.

En categorías de formación, aprovechando su dotado cuerpo, era un jugador desequilibrante. Dejó de serlo en sus primeros pasos como senior, cuando tuvo delante a jugadores de un físico igual o superior al suyo. Ahora, en tierras kazajas, tratará de reencontrarse con aquella versión que le convertía en uno de los jugadores más prometedores del ‘Viejo Continente’ de la generación de 1994.

A pesar de su irregularidad estas dos últimas temporadas en España, es conveniente resaltar que el año pasado, tras jugar en Huesca, se presentó al draft de la mejor liga del mundo.