Durante varias décadas en Europa su nombre ha estado ligado a una de las competiciones más potentes que se han jugado a nivel europeo. Fue una de las primeras leyendas forjadas en Yugoslavia y atesora varios récords en su país, pero su vida se vio truncada de forma súbita en la madurez de su carrera. Hablamos de Radivoj Korac.

Su lista de logros es realmente impresionante para un jugador que no llegó a cumplir los 31 años. Nacido en 1938, su carrera baloncestística no arrancó hasta los 16 años pero no tardó en desplegar su talento. Fue 4 veces campeón de Yugoslavia y 7 veces máximo anotador, un título individual que también logró en el Eurobasket y en los Juegos Olímpicos.

Su trayectoria estuvo repartida entre el OKK de Belgrado y dos cortas aventuras en Bélgica (Standard de Lieja) e Italia (Petrarca Pádova). Korac necesitó un permiso especial para poder abandonar Yugoslavia y jugar en otro país, por eso pasó 12 temporadas jugando en Belgrado entre el 55 y el 67.

Precisamente en uno de esos años logró uno de sus récords más notables: los 99 puntos en un partido de la entonces Copa de Europa (1965). Se enfrentaban al Alvik sueco al que ya habían derrotado con claridad en la ida (90-136) y donde Korac había anotado la nada desdeñable cifra de 71 puntos. En la vuelta la diferencia fue mucho maño (155-57) pero Korac, sin embargo, no alcanzó la centena de puntos. Posteriormente se sabría, tal y como cuentan en Sports.ru, que ninguno de los asistentes sabía la puntuación exacta que llevaba anotada y que por eso no terminó alcanzando los 100 puntos que había logrado Wilt Chamberlain solo 3 años antes.

El 2 de junio se cumplen 51 años desde su muerte. Korac regresaba de un amistoso que había jugado con su selección en Bosnia y falleció en un accidente. En ese último partido anotó 35 puntos.

A raíz de su muerte la FIBA puso su nombre a una competición recién creada en Europa: la Copa Korac. Esta competición buscaba ser la segunda de máximo nivel en Europa tras la Euroliga y cuenta con hasta cuatro ganadores españoles: Barcelona y Joventut (ambos en dos ocasiones), Real Madrid y Unicaja de Málaga. En 2002 la competición dejó de celebrarse… pero la Copa Korac siguió viva ya que en 2006, tras la separación de Serbia y Montenegro, se le puso su nombre a la Copa de Serbia.