Hace apenas una semana la Virtus fue noticia por la vuelta a los entrenamientos en medio de la crisis del coronavirus. Italia era en aquel momento el país más castigado por el virus pero el equipo de Djordjevic planteaba regresar a los entrenamientos con una serie de medidas especiales (según recogía Sportando). Eran las siguientes:

  • Solo habrá un empleado para abrir la puerta del gimnasio.
  • Tan solo dos jugadores como máximo podrán estar en cada momento en el gimnasio. Uno de ellos debe estar en la pista, mientras que el otro estará en la sala de pesas.
  • Cada jugador utilizará un vestuario diferente.
  • Todas las instalaciones serán desinfectadas después de cada sesión.
  • Los balones y el equipamiento deportivo también será desinfectado.
  • Los jugadores tendrán una lista de restaurantes de confianza para comer.

Posteriormente el decreto del gobierno italiano y una carta de la FIBA terminó impidiendo que se llevasen a cabo dichos entrenos pero el equipo italiano se resiste a dar la temporada 19/20 por terminada.

Lo ha hecho esta vez en palabras de Luca Baraldi para TMW Radio. En esta entrevista, el dirigente italiano afirmaba que la Virtus «propondría reanudar la temporada de la Lega en julio con nuevas plantillas» y que de no reanudarse el equipo sufriría unas pérdidas de 5 millones de euros.

Recordemos que el proyecto de la Virtus para esta temporada con la llegada de jugadores como Teodosic aspiraba a jugar la Euroliga 20/21 y que en el momento de la suspensión de la temporada ocupaban el primer puesto de la Lega con un balance de 18-2 (dos victorias por encima de Sassari).