Después de ver cómo Sarunas Jasikevicius ponía rumbo al FC Barcelona, el Zalgiris emprendió la búsqueda de su sustituto. Y el elegido ha sido alguien que ha sorprendido, y que es básicamente desconocido para el gran público. ¿Quién es Martin Schiller? 

Martin Schiller es un austriaco, nacido en Viena y criado en Hamburgo, que comenzó su carrera como entrenador en 2004. Él siempre había querido ser jugador de baloncesto, pero a los 18 años se dio cuenta de que su nivel físico nunca iba a ser alto, así que decidió pasarse a los banquillos. Durante más de una década se curtió como asistente en varios banquillos diferentes de la Bundesliga alemana y alguno de su Austria natal.

Su trabajo más reciente en Europa fue como asistente del Riesen Ludwigsburg hasta 2017, y también como asistente de la selección alemana desde 2015. Fue en estos años cuando desarrolló una buena reputación como entrenador individual para jugadores jóvenes. 

En 2017 le llegó una oportunidad única: dar el salto a Estados Unidos como entrenador jefe de un equipo de la liga de desarrollo. En la selección alemana había compartido banquillo con Alex Jensen, asistente en Utah, y cuando la franquicia afiliada inició la búsqueda de un nuevo entrenador fue Jensen quien recomendó el nombre de Schiller por su dedicación casi obsesiva a su trabajo.

Su equipo mejoró en cada uno de los tres años que Martin Schiller ha estado entrenando en Salt Lake City. Comenzaron ganando 16 partidos de 50 en su primera temporada, para ganar 27 en la segunda. En esta tercera y última temporada, tenían el mejor balance de su conferencia con 30 partidos con aún ocho por disputarse cuando la liga fue suspendida debido a la pandemia por coronavirus. Schiller fue nombrado mejor entrenador del año de la G-League. 

Durante sus tres temporadas son varios los jugadores del equipo afiliado que han terminado jugando en el primer equipo de Utah, como por ejemplo Tony Bradley, Georges Niang, Juwan Morgan o William Howard (este en Houston).

Su perfil como entrenador joven (38 años) con progresión y especializado en el desarrollo de jugadores jóvenes, además de sus conexiones europeas, parece ser lo que ha atraído al Zalgiris a la figura de Martin Schiller.

«Martin es aún joven, pero a estas alturas ya tiene un montón de conocimientos. Cumplía con todas nuestras casillas. Su visión encaja con los valores de nuestro club. Cuando hablábamos con él vimos lo ambicioso que es, y conectaba por completo con lo que queríamos para el trabajo. Creemos que con este entrenador podemos seguir creciendo como organización,» declaraba Paulius Motiejunas, director del Zalgiris.

El Zalgiris ha ganado la liga en Lituania en los 10 últimos años, y en 2018 llegó a la Final Four de la Euroliga. Ahora el joven Martin Schiller deberá lidiar con la presión de llevar el banquillo de uno de los equipos grandes de Europa.