No es el primero que lo hace y probablemente tampoco será el último. Los problemas económicos que ocupan la actualidad en las competiciones FEB están animando a varios profesionales a hacer las maletas e iniciar una nueva etapa baloncentística lejos de España. Este verano hemos conocido que varios jugadores que en la edición 2014-15 han estado presentes en la Adecco Oro como Micky Stobart, Gerard Gomila o Javi Múgica saldrán del país en búsqueda de nuevos retos, y entre los jugadores más destacados que se van encontramos al talentoso alero abulense Álvaro Muñoz, de 1.96 metros y 24 años.

Formado en las categorías inferiores del Ávila Iberpistas, Muñoz dio el salto al baloncesto profesional en la temporada 2009-10 de la mano del Club Baloncesto Illescas (vinculado al Baloncesto Fuenlabrada) en la Adecco Plata y después de brillar en la temporada anterior con el Zarzuela Maristas Boecillo.

En la campaña 2010-11 se produjo uno de los momentos más felices en la vida deportiva del abulense, y es que con apenas 20 años debutó en la mayor competición del baloncesto español de la mano del equipo del sur de Madrid. Álvaro ha estado dos temporadas disputando la Liga Endesa (2011-12 y 2012-13), pero en ambas no contó con regularidad de minutos para seguir creciendo y en 2013, para afrontar una nueva temporada, se marchó en calidad de cedido a Asturias para evolucionar en la competitiva Adecco Oro.

Ha estado dos años jugando para el Unión Financiera Oviedo Club Baloncesto, que ha aprovechado para convertirse en uno de los protagonistas de la división de plata del baloncesto español, donde promedió 11 puntos, 3.9 rebotes y 2.3 asistencias por encuentro. Llamó a las puertas de la máxima categoría del baloncesto español pero, antes de que le llamasen desde la Liga Endesa, llegaron desde la pequeña ciudad de Ludwigsburg (Alemania), donde le ofrecen jugar en la Beko BBL alemana.

Foto: Oviedo Club Baloncesto
Foto: Oviedo Club Baloncesto

«Me marcho a Ludwigsburg, una preciosa ciudad alemana en las cercanías de Stuttgart, a un club que por lo que he podido conocer es muy serio y muy profesional. Es una ciudad que respira baloncesto, el pabellón (con capacidad para 5.200 espectadores) se llena cada partido y hasta los autobuses están pintados con los colores del club«, nos cometa un contento Álvaro Muñoz mientras aprovecha sus vacaciones, antes de marcharse hasta tierras teutonas el próximo 20 de agosto.

El MHP Riesen Ludwigsburg, equipo donde jugará el alero español, ha firmado una de las mejores temporadas de su historia y ha finalizado en octava posición, cayendo eliminado en los playoffs por el Brose Baskets, campeón de la liga alemana. «Espero seguir creciendo y ayudar al MHP Riesen a seguir creciendo. Me gustaría adaptarme al país lo antes posible y aprender el idioma, lo que supondrá un bonito reto. En cuanto a baloncesto, quiero llegar ahí y trabajar como he hecho en todos los sitios en los que he estado y ya veremos qué pasa«, apunta el jugador.

Reconoce que se marcha «porque tengo la opción de ocupar plaza de cupo en el pasaporte alemán (su abuelo materno nació allí), con lo cual eso hace que para los clubes sea un jugador interesante para confeccionar la plantilla. Y otra de las razones es la situación del baloncesto en España, donde cada vez hay mas problemas económicos en todos los sitios. No es la decisión más fácil obviamente, lo fácil hubiera sido esperar a ver si me salía alguna oferta de ACB y si no, pues volver a jugar en LEB. Ccreo que este reto va a ser bueno para poder seguir creciendo como persona y como jugador. Afortunadamente mi novia va a venir conmigo con lo que me hará la experiencia mucho más fácil».

Foto: Oviedo Club Baloncesto
Foto: Oviedo Club Baloncesto

El jugador abulense, con pasado reciente en Oviedo, no quiso olvidarse de la que durante estos dos últimos años ha sido su casa, y es que gracias a su paso por tierras asturianas ha podido seguir evolucionando como jugador. «Me quedo, sin duda, con la gente que he podido conocer durante estos dos años, que han sido buenísimos y magníficos para mí. Tanto a la gente que forma el club como a mis compañeros y por supuesto la afición de Pumarín, que siempre ha estado apoyándome y haciéndome mi estancia allí más cómoda. Desde el primer día me han hecho sentir parte del club y me llevo muy buenos amigos de allí. Mención especial para Víctor (Pérez) y Cristina, su pareja, que nos han ayudado mucho tanto a mi novia María como a mí durante mi etapa ovetense».

Así pues la próxima temporada habrá acento español en la máxima categoría del baloncesto germano. El Bayern de Münich, Alba Berlín o Brose Baskets serán rivales de un Álvaro Muñoz que, tras brillar en la Adecco Oro, ha decidido iniciar una nueva etapa lejos de España debido a la complicada situación que existe en el baloncesto español.