La Euroliga ha publicado un sensacional documental alrededor de la figura de Larry Brown, uno de los técnicos más legendarios de la historia del baloncesto NBA y, con 78 años, actual entrenador del Auxilium Torino.

En él, Brown aborda multitud de aspectos pero recogemos especialmente uno en el que aborda cómo maximizar el trabajo con los jugadores jóvenes y, de paso, recuerda la estructura de equipo que formó en Philadelphia a principios de siglo, con la que llevó a los Sixers a las Finales NBA. Además, deja unas palabras muy interesantes sobre la estrella de aquel equipo, Allen Iverson, y la actitud de sus compañeros.

“La mayoría se fija en lo que los chicos no pueden hacer en lugar de fijar el foco en lo que sí pueden hacer. Y de lo que no pueden hacer… es nuestro trabajo tratar que se den cuenta de ello. Pero también hay que aceptar a los jugadores como son.

“En Philadelphia teníamos un talento especial en Allen Iverson y luego los demás jugadores del equipo permitían que Iverson fuera Iverson, ayudándole de paso a que él les hiciera mejores a ellos también. Todos ellos estaban totalmente comprometidos con eso, tratando de ganar partidos que permitían a Iverson ser tan fantástico como era.

“Iverson es el mejor atleta que he visto y con el que he estado. Quizás sea el mejor competidor que he visto nunca. Todos los días no eran buenos con él, le dije a él y a su madre que Dios me puso aquí en la vida para entrenarle a él y pienso que él también sentía que estaba destinado a ser entrenado por mí”