Van ya 3 meses de conflicto ente los dos grandes clubes de la liga griega y la situación lejos de aclararse… cada vez se enquista más.

El Olympiacos, que este miércoles se exponía a un descenso a segunda división si no se presentaba tal y como había amenazado a jugar frente al Promitheas (aquí te explicamos todas las consecuencias que podría tener), consiguió al fin su objetivo: que no le arbitrase Panagiotis Anasotopoulos.

Anasotopoulos, recordemos, fue uno de los árbitros de la semifinal de Copa que concluyó con la retirada del Olympiacos y que ha provocado todo lo posterior. El propio árbitro ha sido quien ha tomado la decisión de no arbitrar después de que, según informa Eurohoops, unos cien aficionados acudiesen a su casa la pasada noche para insultarle e increparte.

La respuesta del Panathinaikos, que ya vio hace poco como Olympiacos no se presentaba a jugar y ganaba 0-20 un partido, no se ha hecho esperar.

Los verdes han anunciado en un comunicado que no volverán a jugar más en la liga griega mientras que el “chantaje y la anarquía” que plantea Olympiacos siga vigente… empezando por el partido de esta misma semana.

Panathinaikos anuncia que se ausentará de cualquier partido, comenzando por el de hoy ante Kimi, hasta que la legitimidad y la anarquía que Olympiacos trata de imponer con la tolerancia de los organismos estatales vuelva a prevalecer.

En los últimos meses, hemos estado viendo los esfuerzos de terroristas y chantajes de los ejecutivos de Olympiacos junto con la indiferencia de los ministros responsables y los jueces deportivos competentes. Dejan claro que el terrorismo y la extorsión prevalecen sobre las leyes y reglamentos que ellos mismos firmaron conjuntamente.”

¿Qué pasará en los próximos meses? Tanto Olympiacos como Panathinaikos contactaron con la ABA (Liga del Adriático) para informarse de cara a poder disputar la próxima temporada dicha liga aunque la ABA ya ha informado de cuáles serían sus condiciones.