El regreso de las ‘ventanas FIBA’ se ha cobrado su primera víctima: Eslovenia. El campeón de Europa necesitaba un milagro en las dos últimas ventanas para poder acceder al mundial y a las primeras de cambio se ha acabado con su sueño. Una dura derrota ante Ucrania (82-54) que refleja el bajo nivel ofrecido por la selección durante todo este nuevo sistema de clasificación y que le apea definitivamente de la lucha por estar en el Mundial.

Desde que en el año 1970 la Copa del Mundo de baloncesto repartiese las plazas para sus campeonatos en función de los resultados obtenidos en los torneos continentales nunca se había dado una situación como esta. Un campeón continental, nº7 del ranking FIBA, apeado de China 2019.

Todas las selecciones han tenido bajas pero las de Eslovenia se han notado por encima de las demás. Una selección privada de sus principales estrellas por estar en la NBA (Doncic), en la Euroliga (Randolph, Prepelic y Blazic, aunque han jugado algunos partidos) o por haberse retirado de la competición de selecciones (Dragic). Uno de los grandes atractivos del Eurobasket 2017 que tardará en volver a competir al máximo nivel.

Sin Mundial de 2019, Eslovenia tendrá que ganarse su puesto en los próximos juegos olímpicos de 2020 en el preolímpico junto al resto de selecciones que no obtengan su plaza en China.