¿Vuelve la Virtus? Las claves de su espectacular arranque de temporada, con Teodosic al mando (Vídeo)

Foto: Eurocup

La Virtus de Bolonia es uno de los conjuntos legendarios en Europa. Y tras unos años complicados, en los que llegó a no competir siquiera en la primera italiana, el equipo levantaba hace unos meses el trofeo de la Champions League, a costa del Iberostar Tenerife en la final. Ahora quiere más, busca volver a las portadas en competiciones mayores.

En liga, de momento, es el caso. Es el único invicto y lidera la tabla con 4 victorias en 4 encuentros. Y es novedad, porque los últimos cursos no han sido exitosos en la competición doméstica. De hecho, el equipo no gana el título desde 2002.

Milos Teodosic, refuerzo estrella del equipo en verano, lidera el bloque con 22 puntos de valoración media en los dos encuentros que ha podido disputar. Es el indiscutible timón en cancha y el factor diferencial. Pero no está solo. El alero Vince Hunter (18 de valoración media) y el pívot Julian Gamble (14), ambos estadounidenses, están respondiendo con sólidas actuaciones.

Pero es que en Europa el inicio también está siendo sobresaliente. La Virtus ha ganado sus tres encuentros de Eurocup, todos ellos por dobles dígitos de diferencia y el último ante el MoraBanc Andorra, al que Teodosic (15 puntos y 8 asistencias) sentenció con un tramo final espectacular, con Gamble firmando un 9/9 en tiros de campo durante el duelo.

Teodosic, imparable para el MoraBanc Andorra:

En esos tres duelos continentales, el cuadro italiano promedia 92 puntos por encuentro, con un 40% de acierto en tiros de tres.

El genio serbio, que simboliza la esperanza italiana, ha disputado dos partidos europeos y promedia 13 puntos y 6 asistencias. Un viejo conocido del baloncesto español como Stefan Markovic (13.7 puntos y 19 de valoración), lidera al bloque que dirige Sasha Djordjevic.

En total son siete victorias en siete partidos, fantásticas sensaciones ofensivas y el sueño de volver a conquistar la gloria en su país, que se resiste desde hace casi dos décadas. La vieja Virtus busca de nuevo la cima.