“Fueron los 38 peores días de mi vida”. Habla Stephon Marbury sobre los JJOO de Atenas. Era el año 2004, EEUU quedó tercera en un torneo que se llevó Argentina. Fue un año terrible para el combinado americano que no pudo reponerse dos años después, en 2006. Y en el Mundial volvieron a ser terceros.

Sobre esa experiencia habla el bueno de Marbury que ha desempeñado la parte final de su carrera profesional en China. Le dijeron que allí podría ser dios y cerca ha estado de ello. Idolatrado por todos. En una entrevista con el medio Complex, se expresó sobre esa decisión, el momento de cambiar de continente y esos JJOO.

China

«Es lo mejor que me ha pasado. El mejor momento de mi vida. Supongo que era como tenía que ser. Tuve momentos como, ‘¿Qué diablos estoy haciendo?,’ en el primer vuelo sobre todo. Pero tan pronto como bajé del avión supe que estaba en el lugar correcto. Había como 3000 o 4000 personas allí, simplemente volviéndose locos. Pase de estar en un sitio donde la gente me odiaba, diciendo que ya no podía jugar al baloncesto, a la gente que se volvía loca y que saltaba de arriba a abajo. Dos sitios diferentes».

JJOO con Larry Brown. Mala temporada en los Knicks con 23 victorias y enfrentamientos entre Marbury y él constantemente. Todo originado desde esos JJOO de 2004 en Atenas. Marbury cuenta en la entrevista que en el primer entrenamiento para el torneo Brown les pidió que dijeran sus objetivos, las metas para ese torneo en la cita olímpica. Hablaron LeBron James, Carmelo Anthony, Tim Duncan, Allen Iverson y llegó el turno para Marbury. Esta fue la conversación:

Marbury: «No nos olvidemos de divertirnos”.

Brown: “Eh, escuchad a este tipo, habla de tener diversión».

Asegura Marbury que el técnico contestó en tono de burla. Se sintió avergonzado. De ahí la frase del titular: “Fueron los 38 peores días de mi vida”.

¿Lo peor de todo? Que al año siguiente fue su entrenador en los Knicks. «Le rogué a Isiah Thomas que no trajera a Brown». El resto, ya lo saben. Marbury ha hecho una histórica carrera en China. Esta historia sale a la luz más de una década después.

«Todavía quiero ver a los Knicks hacerlo bien. Lo prometo. Ese es mi equipo. Después de todo lo que pasó, la gente me dice: «¿Todavía te gustan los Knicks?» Bueno, así es. Eso es lo que sucede cuando eres un niño. Tu equipo es tu equipo».