Tiene 16 años, levanta ya 211 centímetros del suelo… y es un reflejo de su padre, una leyenda del baloncesto.

Bol Bol es uno de los jugadores de instituto a seguir en Estados Unidos, no sólo por la fama de su padre Manute (2.31 metros), uno de los grandes iconos de la NBA hace unas décadas, sino por sus grandes condiciones para jugar.

Pese a su tamaño y particular físico, muy coordinado y con una tremenda envergadura, se aprecian buenos recursos con el pase e incluso el bote. ¿Llegará a la NBA? De momento está considerado entre los quince mejores jugadores de toda su promoción… y viéndole jugar no sorprende.

Disfruta de este vídeo, cortesía de ‘Ball is Life’: