Aún no se ha celebrado el draft de 2020 (y seguramente no se lleve a cabo hasta dentro de unos meses), pero la baja calidad aparente de esta camada de rookies ha hecho que mucha gente empiece a centrarse ya en la potente clase de 2021. Hay dos nombres que destacan. Uno fue noticia hace unas semanas por saltarse la NCAA: Jalen Green. El otro es alguien del que se dice que puede ser un base que marque una época: Cade Cunningham. 

Duro golpe para la NCAA: Jalen Green, candidato al 1 del Draft de 2021, se salta la universidad.

Dependiendo qué ránking elijas, Green y Cade Cunningham se reparten los puestos 1 y 2 en todas las previsiones. Cunningham sí que jugará en la NCAA, y lo hará en los Oklahoma State Cowboys, Universidad de la que salieron John Starks, Tony Allen o Marcus Smart. 

Cade Cunningham es un base de dos metros de altura, así que casi podríamos definirlo mejor como un point forward. Tiene pinta de que será capaz de ocupar cualquier posición exterior a nivel profesional. «Cade es un alero versátil que puede jugar de tres y de cuatro. Es un alero natural que tiene una habilidad distinguida para anotar. Su dureza y capacidad atlética le permitirán jugar hasta de cuatro abierto si es necesario,» dicen sobre él en ESPN.

«Cade Cunningham tuvo una temporada senior tremenda, liderando a Montverde a un récord sin derrotas,» escriben en 247sports. «Cunningham es un base grande y fuerte, con buena velocidad y nivel atlético. Lo que le diferencia del resto es su lectura de juego, su visión y su inteligencia. Lee bien el juego, es un pasador de élite y toma constantemente las decisiones correctas. Cunningham es un buen finalizador en el aro gracias a su tamaño, fuerza y toque. Defensivamente hay potencial, se mueve bien lateralmente, tiene un buen motor y puede defender en tres posiciones. El siguiente paso en su desarrollo es mejorar su lanzamiento de media y larga distancia. Hay mucho potencial gracias a su combinación de armas físicas, habilidades y entendimiento del juego.» 

Las expectativas con Cade Cunningham son tan altas que ya le valoran como el mejor base salido del instituto desde 2003.

Como vemos en esa lista, que después eso se traduzca en una carrera de élite no está asegurado. Pero Cade Cunningham promete ser uno de los jugadores a seguir durante los próximos años.