Imágenes que no deben ocurrir en una cancha de baloncesto. Ha pasado en Pennsylvania, en un partido de baloncesto donde un entrenador de un equipo de High School ha propinado un cabezazo a un árbitro tirándolo al suelo.

Las imágenes hablan por sí solas. Jeery Devine, el protagonista para mal de este altercado, pierde los papeles tras indicar el colegiado una falta, se dirige a él y le da un cabezazo provocando la caída al suelo.  Aquí, la secuencia:

 

Chris Ermer, un periodista que trabaja para WBCB 1490 y que estaba viendo el partido, explicó a ESPN que “el entrenador se volvió loco”. Ermer dijo que Devine fue expulsado con su segunda técnica y que no fue necesario que fuera la policía.

El árbitro continúo en el partido y la expulsión de Devine significa una suspensión automática de un partido en la Asociación Atlética Interescolar de Pennsylvania, de acuerdo con el Bucks County Courier Times.

Fuente: ABCNEWS