Nacido en Kenia el 4 de noviembre del año 2000, Makur Maker era uno de los pívots más codiciados entre las universidades estadounidenses dentro de su clase incluso a pesar de que había llegado a anunciar que se presentaba Draft. Aun así, dejó la puerta abierta a desapuntarse e iniciar un camino universitario, con las ofertas de Kentucky ( que parecía favorita para su incorporación), además de la de otras universidades como Oregon, Kansas, UCLA o Washington.

Pero Maker ha sorprendido a todos con su decisión: jugará en la Howard University, una universidad tradicionalmente negra (HBCU – Historically black colleges and universities).

«Fui el primero en anunciar mi visita a Howard, y otros empezaron a pensar en ello,» decía Matur Maker en su cuenta de Twitter. «Necesito conseguir que el movimiento HBCU sea real para que otros también lo sigan. Espero inspirar a otros para que se unan a mí en este camino.» 

Hace tan solo unas semanas no parecía que lo tuviera tan claro, o desviaba la atención.

«Si me quedo en el Oeste consideraría UCLA y quizás Oregon,» le decía a 247sports. «Pero si no me quedo en el Oeste consideraría Kentucky. Allí producen profesionales como Anthony Davis y Boogie Cousins. Quizás pensaría también en Auburn.» 

También había tenido la opción de incorporarse a la G-League un año antes de presentarse al Draft. Una posibilidad que estuvo barajando meses atrás y viendo el camino que habían escogido otros jugadores:

«Definitivamente quiero ver lo que RJ Hampton y LaMelo Ball hacen este año, y ver cómo juegan contra profesionales», dijo Maker. «Tiene su atractivo jugar contra jugadores hechos, aunque también haya retos en la universidad. Va a haber competitividad donde sea que acabe». 

¿Qué tiene este chico para ser tan codiciado? Su principal punto fuerte a estas alturas es su versatilidad. Para que nos hagamos a una idea, en su instituto y en su entorno no hacen más que insistir en venderle como «un base de 2’13», y aunque parezca una exageración, puede que no vayan muy mal encaminados. Maker tiene una agilidad y capacidad de bote que dejan ojiplático cuando se ven en acción junto a su altura.

El nº1 del Draft de 2022 podría ser un congoleño. Este es Jonathan Kuminga, el alero por el que suspiran en la NCAA

No sabemos si esas habilidades se podrán trasladar después en su paso al profesionalismo, momento en el que tendrá que verse las caras con jugadores altos más potentes y que podrían explotar su carencia de músculo, pero es una buena base desde la cual trabajar con un proyecto que, como mínimo, parece que será un buen intimidador y lanzador exterior.

Makur Maker, quien nació en Kenia pero se mudó a Australia cuando solo tenía un año, se ha preparado en la Pacific Academy, donde su entrenador es Jordan Lawley, quien ha preparado en el pasado a gente como Carmelo Anthony o Klay Thompson. En cuanto a la comparación con su primo Thon, Makur parece que llegará algo menos verde cuando se presente al Draft, aunque seguirá habiendo un factor de incertidumbre porque posiblemente esté aún a unos cuantos años de ver cuál es su potencial real.