Terminó la Bundesliga de la pandemia en Alemania, y lo hizo con un campeón son sabor español. Se trata del Alba de Berlín de Aíto García Reneses, que se impuso en una final a doble partido al Ludwigsburg entrenado por John Patrick.

Los de Aíto suceden así al Bayern de Múnich, que había ganado los dos últimos títulos de liga en Alemania. El Alba de Berlín partía con una ventaja de 23 puntos tras haber vencido en el partido de ida por 88-65 al Ludwigsburg, y no dejaron escapar la oportunidad en el encuentro de vuelta. Incluso se llevaron la victoria por 75 a 74.

Aíto García Reneses llegó al Alba de Berlín en 2017, y en las dos últimas temporadas habían caído en la final contra el Bayern de Múnich. Se trata del noveno título de liga del Alba de Berlín, pero el primero desde el año 2008. El preparador madrileño está acompañado en su andadura en Berlín por otros compatriotas como Himar Ojeda (director deportivo), Israel González o Carlos Frade (asistentes), Pepe Silva (preparador físico), Raúl Rodríguez (cantera)…

Es el título número 22 en la carrera de Aíto a sus 73 años, el segundo que logra en Alemania después de haber ganado la Copa en el mes de febrero.

Este es el palmarés de Aíto García Reneses:

9 Ligas ACB con el F.C. Barcelona
5 Copas del Rey (4 F.C. Barcelona, 1 Joventut)
2 Copas Korac con el F.C. Barcelona
1 Recopa de Europa con el F.C. Barcelona
1 FIBA Eurocup con el Joventut
1 Copa ULEB con el Joventut
1 Copa Príncipe de Asturias con el F.C. Barcelona
1 Copa de Alemania con el Alba de Berlín
1 Bundesliga con el Alba de Berlín

Te puede interesar

Ganar. En ocasiones todo, absolutamente todo, lo reducimos a eso. A ganar. Y existe el riesgo de olvidar otra parte esencial, a menudo sepultada, la que proyecta al deporte como vehículo transmisor de emociones.

Que no se malinterprete. Ganar es grandioso. Es siempre un objetivo, resulta además uno terriblemente adictivo. Ganar desprende ese orgullo que sólo da la cima, ese que graban después los libros. Esas cinco letras son pura endorfina.

Pero ganar no lo es todo. En ocasiones no es ni siquiera necesario.

No lo es. Deja de serlo cuando a cambio se recupera un sentimiento por el camino. Porque a veces una emoción vale más que cualquier victoria. A veces una emoción vale un sitio perenne en la memoria.

Aíto y la memoria, por Andrés Monje