La nueva temporada se acerca y la FIBA mueve ficha. Esta es la información más destacada de sus directrices para la reanudación de la actividad en el marco del COVID-19.

Actualmente, FIBA está trabajando en la reanudación de las competiciones de baloncesto y dando apoyo a las ligas profesionales y a las competiciones nacionales. Debido a los riesgos asociados al COVID-19, este debe ser un proceso lento y cuidadoso que necesita ser planificado minuciosamente. La mayoría de las Federaciones Nacionales retomarán sus actividades siguiendo las directrices y el levantamiento de las restricciones por parte de sus gobiernos y de las autoridades de salud pública. Cada una de ellas variará en función de factores nacionales y locales relacionados con el impacto continuo del COVID-19.

Directrices para la reanudación de los entrenamientos

En general, es necesario aplicar un enfoque gradual para el proceso de reanudación. En la fase inicial se deben ofrecer oportunidades de entrenamiento individual de los jugadores-as con un mínimo de apoyo presencial de los entrenadores. Después de esto, pequeños grupos de jugadores-as pueden entrenar juntos prestando especial atención tanto al distanciamiento como a la asignación de áreas específicas de entrenamiento. Lo ideal es que durante estas fases iniciales se realicen tests de manera habitual, ya que de lo contrario puede producirse una propagación dentro del equipo una vez que éste comience con el entrenamiento. La frecuencia de estos tests sería de días alternos o dos veces por semana, idealmente. En la fase final, podrá darse inicio a las sesiones de entrenamiento con el equipo completo, pero en un entorno limitado al staff estrictamente necesario.

Esta lista de acciones no es exhaustiva ni necesariamente obligatoria, pero puede servir como herramienta de verificación para asegurar las posibilidades de éxito del reinicio.

Viajes y alojamientos

• Evitar las multitudes por parte de los participantes

• Preparación de los medios de transporte, por ejemplo, lugares para sentarse y desinfección (aérea y terrestre)

• Habitaciones individuales para cada persona (si fuera posible)

• Asegurarse de que haya una habitación para aislamiento en caso de que alguien presente síntomas durante un evento o durante el viaje

• Gestión de la higiene de alimentos y fluidos

Espectadores (si se permite su ingreso y es seguro)

• Evaluar los límites de asistencia (revisar las restricciones impuestas por el gobierno, la capacidad de la cancha, las pautas de distanciamiento social, la ventilación, la cantidad de asientos disponibles)

• Sistemas de recuento de asistentes en la instalación deportiva

• Gestión de situaciones de incumplimiento (seguridad)

Lee aquí toda la información publicada por FIBA