Nuevo entrenador del KR Karfa en Reikiavik. Hace unos días, Fran García, actual coordinador de cantera del Skallagrimur Körfulboti, confirmaba la que será su nueva experiencia en el extranjero. Una nueva aventura para un español que acostumbra a combinar las experiencias más exóticas con la dirección de equipos en Liga Femenina o Liga Femenina 2.

·Profundizando en el proyecto de Gernika. Entrevista con Naiara Díez, capitana del equipo vasco

En el nuevo programa de Hoops, el técnico asturiano valoró su paso por Dinamarca, Finlandia o la India, recordó su experiencia en Liga Femenina 2 a principios de siglo y tocó diversos temas como el de su etapa como agente de jugadoras o sus cuatro años en la máxima categoría del baloncesto nacional.

Sobre sus años como representante: «Tienes que estar en el día a día en todo. Cuidar de las jugadoras, mirar qué les falta y observar los puntos de vista de entrenador y club sobre la jugadora. Además, estar pendiente de los movimientos del mercado, estar al día del baloncesto universitario, de baloncesto joven para intentar reclutar jóvenes talentos… te obliga a estar al 100% de tus sentidos metido en el tema»

Sobre los equipos más humildes económicamente y su papel en el mercado: «Cuando estás metido en equipos de esta índole, lo más importante es el conocimiento del mercado y tener acceso a jugadoras de otras ligas que, quizá si tienes mucho dinero, nunca mirarías. Por ejemplo, recuerdo traer a Jovana Pasic de la Liga Rumana. Es importante tener buenos contactos y conexiones con los agentes»

Sobre su experiencia en la India: «Estuve 2 años en Delhi y medio en Bangalore. La India es un país en el que te puedes encontrar la cosa que menos te imaginarías en la vida. Su cultura no tiene nada que ver con la europea, es un país complicado. Funciona mucho la corrupción, el tráfico de influencias y lo deportivo a veces queda al margen. Cuando llegué ahí tuve muchos problemas. Al hacer la selección de jugadoras, la Federación India debía favores a federaciones regionales y estas querían meter a sus jugadoras, por ejemplo»