Era el 2004 y los Washington Wizards se fijaron en él. Un pívot nacido en Puerto Rico que tenía 19 años y que alcanzaba los 2.21 metros de altura, por lo que sin miedo a equivocarse se atrevieron y apostaron. Desde el modesto Criollos de Caguas volaba hasta la capital estadounidense para iniciar su andadura en la NBA.

Una andadura que duró poco para Peter John (PJ) Ramos, que tras pasar por más de una decena de equipos en la última década ha aterrizado recientemente en Filipinas, donde ya está dando mucho de que hablar con el KIA Sorento.

Después de abandonar la NBA y regresar a su país, el pívot puertorriqueño de 2.21 metros de altura pasó por España para jugar a los servicios del Baloncesto Fuenlabrada. En el equipo del sur de Madrid  no acabó de encontrar su sitio: jugó 46 partidos entre las temporadas 2007-08 y 2008-09 y sus promedios fueron de 6,1 puntos y 4,1 rebotes por encuentro. De España fue a parar a Puerto Rico y desde su país natal se marchó hasta Asia para en tres años jugar en China con Zhejian Lions y en Corea del Sur (Seúl). Un trotamundos del baloncesto.

Sus viajes eran de ida y vuelta y en 2014 reapareció en Puerto Rico para jugar con los Brujos de Guayama. Y ahora, a sus 36 años, sigue activo y está nuevamente en Asia, concretamente en Filipinas, jugando a los servicios del KIA Sorento, equipo con el que ha vuelto a sentirse un jugador determinante.

Lleva varios días allí y ante Globalport jugó su primer partido oficial. KIA Sorento perdió 100-89 pero PJ Ramos no pudo haber debutado haciendo mejor partido: el ex del ‘Fuenla’ y los Wizards sumó 41 puntos (62% en tiros de campo) y 20 rebotes. Una auténtica barbaridad.