Blanca Millán lleva varios años en Estados Unidos. En Maine, su baloncesto ha crecido exponencialmente y los reconocimientos a su juego han sido constantes… hasta llegar a ser nombrada como «Mejor jugadora de la America East», su conferencia. Sin embargo,  hace unos meses sufrió una dura lesión en su rodilla derecha y por lo tanto podrá jugar una temporada más en la NCAA.

A pesar de todo, mientras continúa con su recuperación, no se ha alejado de su equipo… ni de su blog. Un espacio que recomendamos desde KIA en Zona y al que podéis acceder haciendo click. En su última publicación, que compartimos aquí debajo con su permiso, la gallega narra todo lo acontecido durante los últimos días en relación a la cancelación de las finales, el March Madness, la situación actual y su recuperación:

«¡Hola a todos!

Aprovechando que todos estamos o debemos estar en casa y tenemos mucho tiempo libre que rellenar, he escrito este post para informaros de cómo estamos viviendo la situación actual aquí, en Maine.

El miércoles 11 de marzo a mediodía nos disponíamos a empezar el viaje a Nueva York para disputar la final, sí esa que después de tantos contratiempos tanto nos costó alcanzar, para conseguir el título de campeonas de la conferencia America East y por tanto, el billete para el March Madness. En un principio, a pesar de todo lo que estaba sucediendo con el coronavirus, tan solo había sido cancelada la asistencia de público al evento. Pero, después de un viaje larguísimo y justo unos minutos después de llegar a Nueva York, se confirmó la cancelación de todas las finales en las ligas universitarias. Así que volvimos a Maine sin poder disputar la ansiada final y con las seniors bastante afectadas pues habían jugado su último partido en fin de semana anterior en Maine y ni siquiera lo sabían.

Han sido unos días duros, ver a la gran mayoría de mis compañeras dejar el país en menos de 48 h no ha sido fácil. Despedirse de las seniors, que se han convertido en mis hermanas en estos años, fue una de las experiencias mas tristes que viví en el mundo del baloncesto universitario. Con suerte, en un par de meses todo vuelve a la normalidad, y todas mis compañeras volverán al campus a hacer vida normal. Ha sido una temporada muy distinta a nivel personal, pero aprendí más de lo que nunca hubiese imaginado. Nunca pensé que se pudiera disfrutar tanto en un banquillo. Acabamos una gran temporada de una manera injusta, pero solo puedo deciros que la siguiente será una para recordar.

Aquí, en Maine, todavía hay pocos casos, pero como medidas preventivas se han cancelado todo tipo de actividades deportivas y las académicas de aquí a final de curso, aunque sinceramente se percibe bastante incertidumbre. Todavía se está intentando hacer todo lo posible para que esta situación afecte lo menor posible a los alumnos y profesores. De momento en Maine, no se ha declarado la cuarentena de forma oficial, es decir, no es obligatorio quedarse en casa, pero la mayoría de los americanos, que para estas cosas tienen mucha conciencia social, han cumplido con esta manera de intentar frenar la expansión de esta enfermedad. Y yo, de momento, solo he salido para realizar mis sesiones de fisioterapia.

En cuanto a mi recuperación, como ya os he contado en el último post, estoy yendo 3 días a la semana con un fisioterapeuta especializado en rehabilitación de ACL con el que en las últimas semanas estoy trabajando muy duro. Hemos comenzado a hacer sprints frontales y desplazamientos laterales con gomas y he sentido que he avanzado mucho en cuanto a sensaciones y confianza. Apenas tengo molestias en la rodilla y ver la mejora desde que empecé hasta ahora es una de las cosas que más me ayuda para seguir trabajando al máximo en cada sesión»

Fotógrafo: Nathaniel Bouchard

Si quieres conocer la lista de las españolas presentes en la NCAA:

Españolas NCAA: son muchas y muy cotizadas. ¿Quiénes están siendo las más destacadas? Estos son sus números