Llegó el día.

Ya estamos en Moscú, concentrados y preparados para que llegue la hora y darlo todo en la pista para intentar pasar a semifinales de la Eurocup. Estamos motivados después del gran partido que hicimos el pasado fin de semana en la ‘Fonteta’ ante el FC Barcelona. Estamos trabajando bien y eso se va notando en la pista, aunque es verdad que todo se está haciendo más llevadero gracias a como nos está empujando nuestra afición en los momentos más difíciles de la temporada.

No será fácil, ellos nos ganaron de uno la semana pasada y por lo tanto para pasar a la siguiente fase habría que ganar de dos o más puntos. A por ello que vamos. Ya vimos en el duelo de ida que sus principales amenazas son las de Tyrese Ryce y Petteri Kopponen, dos jugadorazos que convierten al conjunto ruso en uno de los principales favoritos para conseguir ganar la Eurocup. No solamente habrá que frenar a ellos, el Khimki cuenta con un grupo de jugadores muy buenos y que sin hacer ruido pueden resultar desequilibrantes: véase en los Vyaltsev, Augustine o Paul Davis, sin olvidarnos de Sergey Monya, uno de los mejores jugadores del equipo.

Es importante para salir contentos de aquí jugar con la misma intensidad que jugamos la segunda parte del partido ante el FC Barcelona. La defensa será más importante que el ataque. Debemos estar inteligente e intensos, ser seguros en tareas reboteadoras y en ataque intentar ser nosotros mismos. Tenemos muchas opciones y salimos con muchas ganas de seguir ampliando la historia de nuestro Valencia Basket.

Personalmente creo que estoy en un buen momento de forma pero eso se debe principalmente a la confianza que están depositando en mi tanto el entrenador como el resto del cuerpo técnico y sobre todo mis compañeros.

En la competición continental intentaremos repetir lo del año pasado aunque parezca difícil y en la Liga Endesa intentar ir hacia arriba para terminar la liga regular en la mejor posición posible.