Hablar del baloncesto italiano en los 90 y el comienzo del nuevo siglo es hablar del auge máximo de dicho baloncesto. Es hablar de equipos campeones a nivel europeo, de grandes estrellas que salían de Italia rumbo a la NBA y de jugadores que se quedarían en casa para marcar una época. Uno de esos últimos fue Carlton Myers.

Su carrera se desarrolló de forma completa en Italia pasando por buena parte de los equipos más competitivos del país (Montepaschi Siena, Virtus Roma, Fortitudo Bologna…) pero siempre con unos registros anotadores al alcance de muy pocos. También disputó la Euroliga en varias de esas temporadas siendo el máximo anotador de la misma en la temporada 97/98. Para el recuerdo del aficionado español también quedará la final del Eurobasket del 99 cuando fue el máximo anotador frente a España (18 puntos). Alberto Herreros terminó como máximo anotador del torneo y Gregor Fucka fue el MVP.

Sin embargo, Myers hizo un parón en su «crucero» por el país transalpino en 2005 para desplegar todo su baloncesto en el Forum Valladolid. Tenía ya 34 años pero dejó 7 partidos para el recuerdo en los que promedió 21.3 puntos en 27 minutos, 4 asistencias y más de 3 rebotes. Su tope fueron los 39 puntos que le anotó al Caja San Fernando incluyendo dos tiros libres para sellar la victoria (107-106). El Forum ganó 4 partidos de los 3 que jugó y terminó atando la permanencia.

Uno de sus momentos cumbre son los 87 puntos que consiguió anotar en 1995 en la A2 italiana. Jugaba entonces en el Libertas Udine y en uno de los encuentros en los que estaba anotando con enorme facilidad decidieron intentar llevar su anotación un punto más allá. Así lo explica:

«Dedicamos los últimos 10 minutos a intentar conseguir el récord; el entrenador se dio cuenta que podíamos hacer algo excepcional y trató de organizarnos. En el tramo final fuimos a por el récord y mis compañeros me buscaban constantemente, in eso no hubiera logrado una cifra tan alta. Antes del tiempo muerto estaba siendo un partido normal. Yo estaba anotando de una forma excepcional, pero el partido en sí era normal».

El partido terminó con un escandaloso 101-46 en el que Myers anotó el 86% de los puntos de su equipo. Una barbaridad.

Y de regalo, otra muestra de su calidad: los 41 puntos que anotó en la Euroliga 00/01 frente al Real Madrid.

Otra de sus grandes anécdotas como jugador la vivió en 2012, tal y como cuenta Javier Ortiz. Ya se había retirado varios años antes pero volvió a jugar en la serie C italiana con el San Patrignano para jugar junto a su hijo Joel.