La universidad de Eastern Illinois ha entrado en los libros de récords de la NCAA. Nadie contaba con ello cuando perdían por 27 puntos con Murray State, pero solo unos minutos después se estaban llevando la victoria por 63-60 gracias a un triple de Josiah Wallace a dos segundos del final que culminaba la remontada. Los Panthers llegaron a ir perdiendo de 27 puntos cuando solo quedaban 11:45 para el final.

En esos últimos minutos parecía que los Panthers no podían fallar. Metieron sus últimos nueve lanzamientos. Tenían un porcentaje de acierto del 36.4% a dos minutos y medio del final y terminaron con un 43.4%. No cometieron una sola pérdida en los últimos ocho minutos. Metieron 32 puntos en siete minutos después de haber metido 31 puntos en los primeros 33 minutos.

A pesar de eso, mientras los Eastern Illinois Panthers recortaban la diferencia, la idea de que se llevarían la victoria seguía pareciendo lejana. Solo habían metido 17 puntos en la primera mitad. Habían fallado 14 de sus primeros 15 intentos de tres. Solo dos de sus jugadores habían metido los puntos de su equipo, y ninguno había llegado desde la línea de tiros libres.

Pero, por algún tipo de hechizo, Eastern Illinois seguía recortando. En cualquier otra noche Murray State habría metido alguna canasta más o cometido alguna pérdida menos y el partido se habría acabado. Pero no. Los Racers perdieron el balón cuatro veces en sus últimas ocho posesiones. En la última se comieron dos tapones.

Se trata de la séptima remontada de al menos 27 puntos en la historia de la NCAA. Ninguna de las anteriores se logró con menos tiempo restante.

Aquí tenéis las últimas acciones de la espectacular remontada de los Eastern Illinois Panthers.

 

Te puede interesar

Bronny James tiene mucho a su favor para convertirse en una estrella del baloncesto. Principalmente tiene sus genes, los que comparte con su padre, LeBron James, y la experiencia de este para ayudarle a seguir su camino. Aunque esto pueda convertirse en un problema, por ser hijo de quien es Bronny James está acostumbrado a que todos los focos le apunten. Por eso se quedó tan sorprendido cuando un chaval del equipo rival le quitó todo el protagonismo hace unos meses metiéndole 43 puntos a su equipo. Se trataba de Emoni Bates, un nombre que ya empezaba a escucharse y que, desde ese día, no ha parado de recibir cada vez más atención. Tanta como para ser portada de  la prestigiosa revista Sports Illustrated con solo 15 años.

Portada de Sports Illustrated con solo 15 años y 63 puntos en su último partido: te presentamos a Emoni Bates