Se le augura un futuro prometedor y desde su llegada a Estados Unidos no está parando de crecer. Tacko Fall, el niño de 19 años y 2.28 metros que preferiría ser Steve Jobs que LeBron James por su pasión por las ciencias, nos deja muestras de como se las gasta a su temprana edad con un matazo pasándose el balón por debajo de las piernas. La próxima temporada estará presente en la NCAA y jugará con la Universidad de Central Florida.

Un vídeo publicado por Elhadji Tacko Fall (@tackofall99) el