Continuamos con nuestra lista de los jugadores más prometedores que podrían dar el salto a profesionales en Estados Unidos en 2020. Hoy analizaremos los puestos del 11 al 15. Casi todos ellos jugarán en la NCAA la próxima temporada.

Puestos del 1 al 5
Puestos del 6 al 10

11. Tyrese Maxey

Puesto: Base
Altura: 6’3
Peso: 185 lbs
Jugará en: Kentucky Wildcats (NCAA)

En los últimos meses Maxey ha recibido casi todos los reconocimientos posibles para un jugador de su edad en Estados Unidos: McDonald’s All-American en enero, U.S. Junior National Select en febrero, Naismith High School Second Team y participante del Jordan Brand Classic en marzo, para terminar comprometiéndose con un programa de baloncesto de élite como el de Kentucky. El base promedió 22.2 puntos, 6.3 rebotes y 1.7 asistencias llevando al instituto de South Garland a la semifinal del estado de Texas, con un balance 30-7 en la temporada.

12. Matthew Hurt

Puesto: Alero
Altura: 6’9
Peso: 215
Jugará en: Duke Blue Devils (NCAA)

El tipo de proyecto clásico de Coach K. Hurt podría liderar este año en anotación al equipo de Duke gracias a su habilidad para lanzar y a su versatilidad en general en ataque. Si va añadiendo músculo a su figura probablemente sea el mejor jugador de los Blue Devils esta temporada y un firme candidato a terminar en puestos de lotería del Draft. Aunque su nivel defensivo probablemente nunca sea bueno, Hurt es el prototipo de alero alto creador por el que muchos suspiran hoy en día.

 

13. Kahlil Whitney

Puesto: Alero
Altura: 6’6
Peso: 190 lbs
Jugará en: Kentucky Wildcats (NCAA)

Considerado el segundo mejor alero puro de esta generación, Kahlil Whitney promete formar una pareja explosiva en Kentucky junto a Tyrese Maxey. Sus capacidades físicas a estas alturas están lejos de estar plenamente desarrolladas, y aún así ya se puede ver a Whitney como una fuerza de la naturaleza en el futuro. Es explosivo, tiene envergadura y una buena colección ya de mates de concurso en su haber. Si no está más alto en todas las listas es precisamente porque por ahora está muy verde en muchos aspectos.

 

14. Jeremiah Robinson-Earl

Puesto: Ala-pívot
Altura: 6’8
Peso: 235 lbs
Jugará en: Villanova Wildcats (NCAA)

Jeremiah Robinson-Earl ha sido uno de los jugadores más importantes de las categorías inferiores de la selección de EEUU en los últimos años. Se trata de un jugador muy maduro para su edad, del que todos consideran que está cargado especialmente de intangibles. Probablemente no sea el mejor anotador ni reboteador del equipo en el que esté, pero aporta en todas las facetas. Toma decisiones inteligentes, no se precipita, siempre está en el sitio en el que debe estar. Quizás todo esto signifique que no vaya a ser una gran estrella, pero sí que puede ser un gran complemento durante muchos años.

 

15. LaMelo Ball

Puesto: Base
Altura: 6’5
Peso: 180 lbs
Jugará en: Illawarra Hawks (Australia)

¿Quién no conoce a estas alturas a la familia Ball? Una de las familias más mediáticas del baloncesto estadounidense, especialmente gracias a la boca de su padre, pero también una que pronto podría contar con dos jugadores de élite. El primero es Lonzo Ball, ahora en los New Orleans Pelicans, y aunque el segundo, LiAngelo, se ha quedado por el camino, el tercero, LaMelo, apunta muy alto. Algunos ojeadores opinan incluso que puede llegar a ser mejor que su hermano mayor gracias a su mezcla de tamaño, manejo del balón y lanzamiento, siempre que el gusto de su padre por el foco mediático no lo impida.

Debido a todo lo que ha montado su padre alrededor de los Ball, había dudas sobre si la NCAA permitiría al pequeño de los hermanos jugar en su liga al, probablemente, haberse lucrado por su imagen. LaMelo ni siquiera les puso en situación de tomar una decisión y decidió marcharse a jugar profesionalmente a Australia para regresar a Estados Unidos en el Draft de 2020.