Es una auténtica mandarina, pero merece la pena verlo. Ha ocurrido en un instituto de Indiana, en el partido que enfrentaba a Pike y Ben Davis. Michael Beaty lanzó un churro a una mano desde su propia canasta… y acabó entrando. El público, lógicamente, se vuelve loco. Vía Bleacher Report