Steve Kerr Fútbol

Steve Nash. Jason Kidd. Toni Kukoc. Vlade Divac. Hakeem Olajuwon. Manu Ginobili. Luka Doncic. Todos ellos tienen al menos dos cosas en común. La primera, que eran o son grandes jugadores de baloncesto y, más en concreto, grandes pasadores. La segunda, que en mayor o menor medida practicaron fútbol (o soccer como lo conocen allí) en su etapa formativa. Y Steve Kerr tiene una teoría al respecto.

El día en el que Steve Nash dejó de jugar al ajedrez… por hacer llorar a un oponente

«Si yo fuese el mandamás del baloncesto americano, haría que todo jugador que llegue a través de un programa de baloncesto juvenil tenga que jugar al fútbol», dijo el entrenador en el podcast de Men in Blazers. «Eso se traslada directamente al baloncesto. El problema en el baloncesto de hoy es que los jugadores jóvenes llegan y solo intentan ganar en uno contra uno con el bote. Es increíble lo bien que botan el balón, pero no entienden cómo pasar o cómo moverse. Y eso es lo que les enseñaría el fútbol. Los jugadores que han practicado fútbol mientras crecían son mejores pasadores. ¿Steve Nash? Un pasador increíble. O Toni Kukoc, que daba unos pases preciosos. Y no me cabe duda de que eso está influido por el fútbol». 

Al desarrollar un poco más la idea, Kerr ofreció una explicación más fundamentada de su opinión.

«Los chicos que juegan al fútbol entienden el concepto de los triángulos y la triangulación», explicó Kerr. «Entienden el concepto de pasar el balón y cortar por detrás del hombre que les defiende. El pase al hueco. El fútbol consiste en eso. Encontrar los ángulos. Crear oportunidades. Crear ocasiones para anotar con el desmarque, con el pase».

En los últimos tiempos se están empezando a estudiar los efectos que tiene la especialización en la etapa formativa. Es decir, que los niños practiquen solamente un deporte y se especialicen en ello, en vez de practicar dos o más diferentes. Para Steve Kerr está claro que lo mejor es diversificar.