Ser el hijo de LeBron James o Dwyane Wade y querer dedicarte al baloncesto puede suponer que tu apellido sea más una carga que una bendición. Sí, además, con 15 la ESPN decide comprar y emitir 15 de los partidos de tu equipo, Sierra Canyon, a nivel nacional en todo Estados Unidos, la presión se multiplica.

En el primero de los partidos ya emitidos por la cadena, Bronny James anotó 10 puntos saliendo del banquillo, mientras que Zaire Wade se quedó en 6 puntos mientras su equipo ganaba cómodamente.

Los hijos de LeBron y Wade se han juntado en el mismo equipo de instituto, pero en Sierra Canyon tienen mucho más talento además del suyo. Esta escuela de California cuenta con jugadores muy seguidos por los ojeadores en todo su quinteto, incluyendo un par de ellos que podrían colocarse próximamente entre los mejores de la NCAA y dar el salto al Draft de 2021 y 2022.

Bronny James: Su nombre ya estaba en boca de todos antes incluso de jugar su primer partido de instituto. Es lo que tiene ser el hijo de LeBron, claro. Esta temporada parece que la comenzará desde el banquillo, siendo uno de los jugadores más jóvenes del equipo. James llegaría a la NCAA en 2023 y se rumorea que ya tiene una oferta sobre la mesa de Kentucky, así como interés de Duke, North Carolina y…. bueno, cualquier otra universidad de Estados Unidos. Las webs que hacen los rankings de prospects como ESPN o scout aún no tienen ranking para su año, pero se da casi por hecho que estará en el top 25. Con 15 años Bronny mide 1’88, ya llega fácilmente a machacar y parece que el lanzamiento exterior podría ser uno de sus puntos fuertes.

Zaire Wade: Es mayor que Bronny (17 años), se encuentra en su año senior, y después tendrá que dar el salto a la universidad. Por ahora no cuenta con ofertas de las grandes universidades y se encuentra bajo el radar, algo que también le pasó en su día a su padre. En 247Sports se encuentra ahora mismo en el puesto 129 de su clase, aunque hace solo un año estaba en el 346. Tiene ofertas de DePaul, UC Riverside, Rhode Island, y Toledo, y espera que una temporada como titular en Sierra Canyon le ayude a despertar el interés de alguna más importante como Miami o Michigan State, dos de las que se habían rumoreado.

El nº1 del Draft de 2022 podría ser un congoleño. Este es Jonathan Kuminga, el alero por el que suspiran en la NCAA

Sierra Canyon jugará contra The Patrick School, el equipo del prometedor Jonathan Kuminga, el 3 de enero. Y el 18 de enero lo harán contra Alex Antetokounmpo.

B.J. Boston: Jugará la próxima temporada en los Kentucky Wildcats. Un alero largo y delgado al que comparan por su juego con Brandon Ingram. Es una máquina de anotar a este nivel, y se considera que tiene mucho potencial. Era el número 9 de su clase para ESPN.

Ziaire Williams: Probablemente sea la verdadera estrella del equipo, pero no puede jugar hasta el 29 de diciembre al haberse transferido desde otro instituto recientemente. Un alero que mide 2’03, muy atlético y con una mecánica de lanzamiento muy depurada. Es considerado uno de los mejores jugadores de su edad de Estados Unidos. Es el número 5 de ESPN en su clase y tiene ofertas de North Carolina, Duke o Arizona, entre otros. Muy mal tiene que evolucionar para no terminar siendo un top 10 del Draft en 2021.

Amari Bailey: Se trata de un escolta de 1’93 que ahora mismo está el 6º de su clase para ESPN. Llegaría a la NCAA en 2022, el mismo año que el fenómeno Emoni Bates.

Terren Frank: Un completo alero que lleva ya dos temporadas en Sierra Canyon. La próxima temporada jugará en la Texas Christian University.

Harold Yu: Pívot chino que mide 2’21 con 17 años y ya estuvo en Sierra Canyon la temporada pasada. Parece que tiene una oferta de la Universidad de California sobre la mesa.

Puedes ver la plantilla completa en la web del instituto.